El Narrador – Walter Benjamin

Cuando alguien realiza un viaje, puede contar algo

Walter Benjamin utiliza la obra de Nikolai Leskov para anunciar una tesis: en el mundo moderno la narración ha muerto ante el progreso de la técnica y el horror humano. Para Benjamin la narración es un acto oral y colectivo. Ha muerto, porque los artefactos literarios como la novela son ahora de un consumo solitario y autónomo. La creación de sentido se da autor – lector sin involucrar necesariamente un proceso colectivo. Ha muerto, porque nuestra capacidad de comunicarnos ha menguado ante el horror y la tecnología -los soldados sobrevivientes de la guerra regresan mudos-.

En paralelo, nos da una lección literaria: el narrador tiene dos arquetipos fundamentales: el marino, que ha viajado y por ende tiene algo que contar; y el campesino, aquel que por quedarse puede perpetuar la tradición de su pueblo y su saber. En el mundo moderno -y sin por esto querer enfrentar al lector en un afán pesimista y de decadencia- ha sufrido una desvinculación contra estos dos patrones. La tecnología acerca -sin acercar- los viajes. La tradición oral está muerta. La noción de experiencia está en crisis.

Una causa de este fenómeno es palmaria: la cotización de la experiencia ha caído. Y da la impresión de que sigue cayendo en un sin fondo. Cualquier ojeada al periódico da pruebas de que ha alcanzado un nuevo nivel mínimo, de manera que no sólo la imagen del mundo exterior, sino también la imagen del mundo ético han sufrido, de la noche a la mañana, transformaciones que jamás se consideraron posibles. Con la Guerra Mundial comenzó a hacerse evidente un proceso que desde entonces no ha llegado a detenerse. ¿No se advirtió que la gente volvía enmudecida del campo de batalla? No más rica, sino más pobre en experiencia comunicable. Lo que diez años más tarde se derramó en la marea de los libros de guerra, era todo lo contrario de una experiencia que se transmite de boca en boca.

Benjamin toca otros temas (el misticismo al que se acercan los narradores, el interés práctico, la transformación de las formas épicas en información), pero si acaso el medular del ensayo sea el anterior.

Para otra reseña más profunda en pdf, chequen acá. Si acaso compran la edición de Metales Pesados (la de la imagen) no lean el prólogo.

Posts relacionados