Robinson Crusoe ya tiene celular – Rosalía Winocur

En el fondo, lo que se expone aquí es una migración: el paso por el estrecho de la hiperconexión. Lo vemos diariamente: el celular, la PC, la tablet, no valen nada si no nos dan la posibilidad de acceder y administrar nuestras personalidades online.

El libro, escrito por Rosalía Winocur, nos da la posibilidad de entender los usos y costumbres que ahora son parte de nuestros rituales diarios, desde un punto de vista sociológico y externo: Rosalía nos habla desde su punto de vista de migrante.

Para los nativos digitales (o millenials), el libro caerá en la obviedad. Sin embargo, las aristas desde las que se aborda el estudio de las relaciones entre las personas y las tecnologías de la información son interesantes, sobre todo cuando detrás hay siempre investigación de campo que soportan las tesis iniciales.

Así, los procesos de creación de sentido con las TICs se estudian desde distintos puntos. Uno, por ejemplo, es cómo la tecnología funciona para controlar la incertidumbre. El celular, en específico, es el dispositivo simbólico por excelencia para recalcar el paradigma de la hiperconexión: la posibilidad de estar siempre localizable, y la ansiedad resultante cuando esta promesa no se cumple. Ante todo, el celular funciona como ancla ante las crecientes amenazas de la vida moderna: un ring de madrugada a un padre nunca anuncia nada bueno. Interesante, en este apartado, lo que Rosalía apuntala bien como el síndrome del órgano fantasma: la sensación de que el celular suena, aún cuando no lo tengamos con nosotros, cosa que ocurre también en personas que sufrieron una amputación y en ocasiones sienten dolor o sensaciones donde antes se encontraba el miembro faltante.

Otras reflexiones circundan por aspectos como la tecnología como vehículo de socialización, como lugar de visibilidad, de trascendencia social (si no estoy en Facebook, no existo), de consuelo y manipulación de la biografía (nuestras aventuras están documentadas en albums fotográficos que nuestros amigos pueden ver), así como de cohesión familiar y afirmación de lo local.

El crecimiento e incorporación del mainstream (medios y líderes de opinión) de herramientas como Twitter o FB, están haciendo que, en este proceso, la gente migre mucho más rápido hacia la web 2.0 (dando la sensación de exclusión si no se participa de estos círculos). Mi madre está en FB, no dudo que pronto esté en Twitter.

Lo que Rosalía propone en este libro será interesante de analizar cuando todas las generaciones sean nativas ya en las TICs. Los fenómenos que veremos serán similares al paso de la cultura oral a la escrita, por lo que es interesante entender estos procesos y el impacto en nuestra relaciones cotidianas. Échenle un ojo si tienen la oportunidad.

Posts relacionados