Niebla – Ramón Espinoza

niebla ramon espinoza

Cristopher Vogler, en The Writer’s Journey, define un modelo para la narración de una historia –una mezcla entre el estudio mitológico de Joseph Campbell más la psicología de Jung– el cual, en síntesis, se compone de los siguientes puntos:

1. Los héroes se nos presentan en el mundo ordinario, donde
2. Reciben la llamada de la aventura.
3. Inicialmente se muestran reticentes o bien rechazan la llamada, pero
4. Un mentor los anima a
5. Cruzar el primer umbral e internarse en el mundo especial, donde
6. Encontrarán pruebas, aliados y enemigos.
7. Se aproximan a la caverna más profunda, atravesando un segundo umbral
8. Donde empezará su odisea o calvario.
9. Se apoderarán de su recompensa y
10. Será perseguido en el camino de regreso al mundo ordinario.
11. Cruza un tercer umbral, experimentando una resurrección y esta vivencia lo transforma.
12. Retorna con el elixir, una bendición o tesoro del que se beneficiará el mundo ordinario.

Es un modelo que, sin duda, podría apoyar para explicar los más recientes fenómenos narrativos: desde Harry Potter y El señor de los anillos, hasta Los juegos del hambre. Tal estructura parte de una premisa fundamental: son los ritos de paso los que se nutren nuestras literaturas. Sobre tal perspectiva, Niebla, novela gráfica de Ramón Espinoza, propone el rito de paso de Astor Adima, héroe cuyo mundo se ve trastocado por un ataque de dragones y lo sitúa en el primer umbral del que habla Vogler. 

El libro 1, publicado y presentado en 2013 en una exquisita edición, es un planteamiento: un continente volador, dragones, un Infante (por descubrirse) y el destino de un pueblo, todo en las manos del héroe, un niño, casi un adolescente, que se ve obligado a huir por un crimen que –seguramente– no cometió. Lo que resta es el camino del héroe, es decir, el desarrollo de la primera pista que nos presenta Espinoza: cómo las decisiones tomadas por los personajes y las acciones que deciden llevar a cabo crearán un universo y nos guiarán a lo largo de una búsqueda.

Bentley decía: “Historia: El rey muere, la reina muere. Trama: El rey muere, la reina muere de tristeza”. La estructura es una selección de acontecimientos de las narrativas de las vidas de los personajes, que se componen para crear una secuencia estratégica que produzca emociones específicas y expresen una visión concreta del mundo.

El reto para Espinoza, en la era Post-Señor de los Anillos, está en crear el acontecimiento narrativo y lograr que éste se diferencie de su tradición o la nutra. Aunque el primer volumen impreso solo abarca hasta el momento en que vemos a Astor vivir como un fugitivo, los interesados pueden leer ésta y otras partes de la historia aquí. Para ver el perfil de Ramón y su experiencia en el mundo del cómic, den click aquí. Otra reseña, incluyendo una entrevista con el creador, puede leerse acá.

Posts relacionados