Mérida (en la banqueta) – Valeria Luiselli

Mataron a un hombre afuera de mi casa. Un solo balazo por la espalda, a la altura del ombligo. Cayó primero el cráneo. Golpe seco contra el cemento; la banqueta húmeda todavía por la lluvia de la tarde. La cabeza no se rompe tan fácilmente como el hilo que nos ata: permaneció intacta, el pelo engomado hacia atrás, un peinado perfecto; los dientes visibles, tornados hacia fuera como los de un niño con ligero retraso mental. Al día siguiente, apareció su silueta trazada con gis blanco sobre el asfalto. ¿Tembló la mano del que bordeó la orilla su cuerpo? La ciudad, sus banquetas: un enorme pizarrón: en vez de números se suman cuerpos.

Valeria Luiselli. Papeles Falsos. Extracto.

Posts relacionados