La vida sin Instagram

instagram collage 2

I

Hace unas semanas cerré mi cuenta de Instagram. Me parece que nadie extraña –ni extrañará– esas fotos.

II

“Porque una vez que has empezado –escribe Italo Calvino al respecto de la fotografía en el cuento ‘Aventura de un fotógrafo‘–, no hay razón alguna para detenerse. El paso entre la realidad que ha de ser fotografiada porque nos parece bella y la realidad que nos parece bella porque ha sido fotografiada, es brevísimo. Si fotografías a Pierluca mientras levanta un castillo de arena, no hay razón para no fotografiarlo mientras llora porque el castillo se ha desmoronado, y después mientras la niñera lo consuela mostrándole una concha en medio de la arena. Basta empezar a decir de algo: ‘¡Ah, qué bonito, habría que fotografiarlo!’, y ya estás en el terreno de quien piensa que todo lo que no se fotografía se pierde, es como si no hubiera existido, y por lo tanto para vivir verdaderamente hay que fotografiar todo lo que se pueda, y para fotografiarlo todo es preciso: o bien vivir de la manera más fotografiable posible, o bien considerar fotografiable cada momento de la propia vida. La primera vía lleva a la estupidez, la segunda a la locura”.

III

Pero no se pierde lo que no se fotografía, en algún lugar vivirá: detrás de nuestros ojos o en nuestros sueños. La memoria guardará de nosotros lo que valga la pena. En este siglo obsesionado por el registro, habría que protestar y dejar de lado las pantallas de nuestros celulares para admirar sin filtros la realidad.

IV

De manera adicional, chequen este artículo.

Posts relacionados