Borges Oral – Jorge Luis Borges

Libro que recoge cinco charlas que Borges dio en la Universidad de Belgrano en 1978. Los temas de las mismas reflejan sus obsesiones: el libro, la inmortalidad, Swedenborg (sobre la salvación), el cuento policial, y el tiempo. Sobre estos temas Borges va tejiendo sus propias impresiones a partir de citas y referencias al clasicismo griego, la filosofía y la literatura. Para los interesados, el libro es una buena lectura para entender más a Borges y su literatura, preocupada siempre por estos temas. Más allá de los temas que plantea, me parece de sumo valor esta reflexión de Borges al hablar sobre la inmortalidad:

Yo, personalmente, no la deseo y le temo (la inmortalidad); para mí sería espantoso saber que voy a continuar, sería espantoso pensar que voy a seguir siendo Borges. Estoy harto de mí mismo, de mi nombre y de mi fama, y quiero librarme de todo eso.

Dice esto un hombre que llegó al escalón más alto en el mundo literario. Que pudo viajar, conocer países, dialogar con las personas más interesantes de su tiempo, trascender a su momento, etc. Y este hombre, la cúspide intelectual de una época, nos dice que está harto de sí mismo. Que no quiere permanecer, y por el contrario, desea ser otro.

¿Falsa modestia? Pienso que no. En el momento en el que dice esto, Borges ya ha perdido la vista. Está volcado sobre su propia mente, su madre, luego su esposa, le lee aquellos textos predilectos. Harto de mí, dice… harto de lo que hace, harto de lo que piensa, harto de lo que se espera de él.

Como De Quincey y tantos otros, he sabido, antes de haber escrito una sola línea, que mi destino sería literario. Mi primer libro data de 1923; mis Obras Completas, ahora, reúnen la labor de medio siglo. No sé que mérito tendrán, pero me place comprobar la variedad de temas que abarcan. La patria, los azares de los mayores, las literaturas que honran las lenguas de los hombres, las filosofías que he tratado de penetrar, los atardeceres, los ocios, las desgarradas orillas de mi ciudad, mi extraña vida cuya posible justificación está en estas páginas, los sueños olvidados y recuperados, el tiempo….La prosa convive con el verso; acaso para la imaginación ambas son iguales. Jorge Luis Borges. Obras Completas. Prólogo.

Así resume aquel hombre sus obras completas. Me lo imagino soñando con las guerras que vivieron sus abuelos, con el amor, con la pasión, con el sexo, es decir, con todas esas cosas que habló o calló pero de las que nunca participó. Borges, el Erudito, volcado únicamente a los placeres del pensamiento como los Inmortales de su cuento… ¿qué me diría el viejo, si mañana me lo encontrara sentado en una banca? Probablemente sus arrepentimientos, las cosas que dejó atrás, el mundo físico, su tacto y sus olores.

Posts relacionados