search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

Una nueva Babel (2001), de Cildo Meireles no. 2 (Jane Alexander, African Adventure 1999–2002) "The first figure encountered when approaching the installation is Harbinger, an anthropomorphic character with a human body and monkey face, made from oil-painted reinforced Cretestone with found shoes and standing on an orange barrel. (...) Alexander said: ‘Much of what I consider while producing my work is globally pervasive, such as segregation, economic polarities, trade, migration, discrimination, conflict, faith etc’ " "Nuestro mundo muerto" es una colección de cuentos de Liliana Colanzi, escritora boliviana, e incluye los textos ganadores del certamen Aura Estrada 2015. Dice Martín Cristal en una reseña para La Voz: "Por su cohesión temática, su incorporación de ciertos rasgos regionales (¿nostalgia del boom latinoamericano?) y por un estilo trabajado como una masa liviana y refinada —con algunos localismos, frutos abrillantados dispersos que le dan a la prosa su sabor particular—, Nuestro mundo muerto es un libro disfrutable, plantado en la triple frontera entre lo verdadero, lo percibido y lo sobrenatural: “eso” que sólo aceptamos cerca de nosotros cuando su contacto se nos vuelve innegable." Lo que me interesa más es el universo íntimo de sus personajes, criaturas a las que la autora trata con la compasión de quien observa a "seres luchar a ciegas" (Colanzi dixit). De lo que somos testigos, entonces, es del mundo privado de seres que buscan "un asidero para no caer" ante la inminencia del derrumbe final de todas las cosas, la respuesta personal ante situaciones límite donde el mundo parece despedazarse por completo. Jane Alexander, African Adventure 1999-2002 "is a comment on colonialism, identity, democracy and the residues of apartheid. The silent, tensely arranged forms speak of human failure, our inability to relate to each other, and a segregated and fragile society. The hybrid characters, neither human nor animal, are simultaneously emblems of monstrosity and oddly beautiful."
.
.
.
.
.
#art #tatemodern #southafrica Swedenborg Este ensayo de Andrés Barba es un acercamiento interesante a la risa y el poder. Dice Barba en un inicio: "cada vez que un hombre abre la boca para reír está devorando a otro hombre". La risa es, entonces, el encuentro con el otro. En el campo político, apunta Barba, la risa ha sido deslegitimada en pro del sentimiento —donde lo políticamente correcto es, tal vez, el bastión desde que el que se luchan las batallas más encarnizadas. Barba parece esgrimir una defensa ante la risa a partir de su rol contra el fascismo (Chaplin y El Gran Dictador), la sexualidad (Deepthroat) y el conformismo, pero acota, al mismo tiempo, dos fronteras en las que el humor siempre se mete en problemas: el horror —por ejemplo, antes las víctimas de 9-11— y lo sacro —con el caso de Charlie Hebdo y el Islam. La tesis última es que, como apunta Foucault, todo es un ejercicio de poder: el que ríe y el que no ríe están en bandos opuestos en los que la idea (y el debate) se minimiza ante la supuesta ofensa —la carcajada como ejercicio de dominación del otro. .
.
.
.
#libros #librosrecomendados #libro #leer

la cena cesar airaNovela breve y desconcertante. La premisa es la siguiente: un hombre y su madre van a cenar a casa de un amigo. Al regresar, después de una velada donde revisan una serie de artefactos extraños que el amigo colecciona, el protagonista regresa a casa a ver la televisión y se entera de que la ciudad donde vive -más bien, el pueblo de provincia donde vive- está siendo invadido por una horda muertos vivientes que se han escapado del cementerio.

Una broma, ¿no es así? Pero no. Lo que Aira intenta hacer es vapulearnos, con cariño y humor, y movernos un poco en nuestra condición de lectores crédulos y tontos. Recordemos Congreso de Literatura y veamos, entonces, que hay que asumir todo como un juego.

Era un verdadero milagro de la mecánica de precisión, si se tiene en cuenta que esas manitas de porcelana articulada no medían más de cinco milímetros. Yo había oído decir alguna vez que esos gestos de recoger miguitas imaginarias eran propios de los agonizantes. Los autores del juguete debían de haber querido significar la cercanía de la muerte de la anciana. Lo que me hizo pensar que toda la escena estaba representando una historia; hasta ese momento me había limitado a admirar el arte prodigioso de la máquina, sin preguntarme por su significado. Pero éste seguía sumergido en una extrañeza superior, y sólo se podía conjeturar.

Nuevamente, reglas del juego, tesis de autor. Para cuando llega la segunda parte, el giro que da la historia hará que la mayoría de los lectores se sientan desorientados. ¿No se trataba este libro de un perdedor que vive con su madre? ¿Dónde quedó el narrador en primera persona? ¿Por qué relata los hechos de supervivencia de Pringles como si se tratara de un narrador omnisciente? ¿Es un descuido? ¿Está ahí? Y si lo está, ¿por qué no reacciona? ¿Por qué no hace nada?

Poco después nos damos cuenta *SPOILER ALERT* de que en realidad todo ha sido una película de la televisión -gacha, cutre, una mierda- que él ha tomado por cierta. Paremos ahí. ¿Por qué hace esto Aira? Podemos regresar al postulado inicial: está contando una historia, una historia que no habla de la invasión de los muertos vivientes a Pringles -o sí, pero donde hay algo más de fondo-. ¿Qué es? Quién sabe: sigue sumergido en una extrañeza superior, y sólo se puede conjeturar. Manipulación mediática. Estupidez social. Apatía. Ficción y realidad. Etc. Las líneas bajo las que podríamos desmenuzar la propuesta son diversas. Aira, sin embargo, nos da otra pista:

El cine, y antes que el cine las leyendas ancestrales en las que se basaban sus argumentos, habían creado en la población un estado básico de incredulidad; a la vez que los preparaba para la emergencia (no tenían más que recordar lo que habían hecho los protagonistas de esas películas) les impedía reaccionar porque todos sabían, o creían saber, que la ficción no es la realidad.

Sin embargo, nuestro narrador, quien crédulamente piensa que esto en efecto está pasando -la invasión de los muertos en los hogares- nunca se detiene a pensar sobre su propio destino, sobre lo que tendría que hacer para sobrevivir.

¿Metáfora de nuestras sociedades? ¿Crítica a los medios de comunicación? ¿Análisis literario del homo videns? ¿Burla sobre burla? No lo sé. La novela es una lectura entretenida, aunque tal vez poco memorable. La memoria, sobre la que discurren en un inicio reflexiones relevantes para los personajes, y que aparece como espejismo de salvación, tal vez sea la culpable de que esta novela muera en nuestro recuerdo. Ya lo decía Borges: nuestra mente es porosa para el olvido; yo mismo estoy falseando y perdiendo, bajo la trágica erosión de los años, los rasgos de Beatriz.

Chequen esta otra reseña, que toca puntos relevantes del carácter literario de Aira que no fueron tocados en este blog.

2 comments on “La cena – César Aira

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: