Los que duermen – Juan Gómez Bárcena

Los-que-duermenEl libro Los que duermen me ha sorprendido gratamente. Descubierto a partir de una presentación casual que se dio en el sitio donde tomo un taller, el libro consta de 15 cuentos donde hay una profunda búsqueda intelectual hacia diversos temas: la historia, el tiempo, el lenguaje, la realidad, el futuro, por mencionar algunos. El primer cuento de la notable selección, Cuaderno de Bitácora, habla de una sociedad donde el comercio es a través de las palabras:

Consideran que, de entre todos los patrimonios humanos, es con mucho el lenguaje el más valioso y útil, por lo que los biroches exigen que las palabras sean tasadas como una mercancía más, e intercambiadas y vendidas de tal manera que los compradores puedan hacer uso de ellas.

El lenguaje como preocupación y materia de la literatura. En este blog se había reseñado un libro de Auster con una preocupación similar, y lo cierto es que Gómez Bárcena, a través de este libro, entra en diálogo con un conjunto de escritores cuyas preocupaciones intelectuales son las que rigen su narrativa, y donde tal vez el caso más conocido para Latinoamérica sea Borges. En otro texto, La leyenda del rey Aktasar, las indagaciones del autor nos llevan a cuestionarnos mito e historia, así como la génesis de la religión -¿existimos porque hemos sido soñados por los dioses, o los dioses existen porque nosotros los soñamos?-.

La cercanía del autor con la Historia lo lleva a establecer un diálogo interesante con momentos como la Segunda Guerra Mundial, o la caída de Troya. Verdad – mentira, ficción – realidad, son algunos de los binomios que se exploran con excelentes resultados. Se agradece, además, lo pulcro del lenguaje, y un grado elevado de maestría en la construcción del entramado literario. Gómez Bárcena posee una sólida fundación, que hace de Los que duermen un libro interesante y harto disfrutable para aquellos interesado en este tipo de literatura.

Se extraña, sin embargo, una mayor profundidad al abordar la experiencia humana. Las preocupaciones intelectuales en la mayoría de los textos rara vez aterrizan en retratos humanos que nos hagan experimentar emociones tangibles. No hay sensualidad, no hay amor, no hay odio. Salvo el cuento “Las buenas intenciones” (a mi juicio, uno de los mejores textos), al autor le gana el intelecto sobre el corazón. Georges Hyvernaud dijo, en algún momento: “Hay dos clases de escritores: los que van de la literatura a la vida y los que van de la vida a la literatura. Los que no salen de la literatura, ésos no cuentan”. En este caso, Gómez Bárcena se queda en un punto intermedio en conectar la vida a sus preocupaciones intelectuales. Definitivamente Los que duermen es un gran título, pero un mejor balance entre cuentos como Las buenas intenciones y La leyenda del rey Aktasar nos permitirían vislumbrar que el autor no ha vivido solamente en sus construcciones mentales, sino que se ha permitido, a partir de ellas, interesarse plenamente en el hombre y su naturaleza (como nota al pie, alguien que lo ha hecho bien en este sentido es Kurt Vonnegut).

Si lo encuentran, cómprenlo, ya que además es parte de la colección de Salto de Página, editorial independiente enfocada en nuevos talentos. Para otra reseña, pueden consultar Crónicas Literarias. Una entrevista con el autor puede leerse acá.

Posts relacionados