Escritores sin literatura

Armando González Torres, al hablar sobre Carlos Díaz Dufoo (hijo):

Acaso hay momentos en que el estupor provocado por los acontecimientos históricos o la hostilidad de la vida cotidiana imponen a los escritores un alejamiento del mundo, un exilio interior, una reticencia a toda acción, incluso la escritura. Cuando se escribe con dudas de la legitimidad de un estado de cosas, el autor potencial se vuelve dolorosamente  consciente de la opacidad del lenguaje, de la ubicuidad del lugar común y de la futilidad de la escritura. Ya sea porque la realidad se contradiga de manera tajante con los ideales más íntimos, ya sea porque la enfermedad y perversión del lenguaje hagan parecer imposible hablar con coherencia y dignidad de cualquier cosa, ya sea porque la monstruosidad de los hechos supere cualquier recreación o fabulación, el escritor suele enfocar sus mayores dilemas en la posibilidad de no escribir.

Posts relacionados