Desencuentros – Luis Sepúlveda

Es fácil reseñar libros malos, pero cuando uno se encuentra con grandes títulos el acto es mucho más difícil. ¿Cómo escribir una reseña del tamaño del libro que se pretende comentar? Tarea harto difícil, el camino en todo caso está en apuntalar aquellas cosas que hacen este libro de relatos de Sepúlveda una pieza imprescindible dentro de la literatura chilena. Con una historia similar a la de Bolaño, en Desencuentros se pueden encontrar 27 cuentos divididos en 4 secciones, todas ellas basadas en algún tipo de desencuentro: personal, amistoso, “en los tiempos que corren”, o amorosos.

Entre mis favoritos, algunos disponibles en la red, están Domingo de lluvia, Acerca de algo que perdi en un tren, Una casa en Santiago, Un auto se ha detenido en medio de la noche, Actas de Tola, El campeón… en fin, creo que la idea ahí está. En los personajes que retrata Sepúlveda siempre está ese momento de tensión, aquel punto de inflexión en el que los protagonistas se ven forzados a cruzar el Rubicón, punto de no retorno donde las cosas ya no serán lo que eran. También están, del otro lado del espectro, el retrato de situaciones, donde el personaje es presa, al modo griego, de un destino ineludible del que no puede escapar.

Como apunta la contraportada del libro, Sepúlveda retrata la vida como si estuviera hecha de un cúmulo de imperceptibles fallos, en historia conmovedoras, risibles o ensoñadoras. La versón de Tusquets Editores tiene en portada una acuarela de Mercier y Camier, obra de Hans Platschek en referencia a la novela de Beckett, que añade una pista al absurdo de la vida humana en sus motivaciones y relaciones.

Si lo encuentras (no es tan accesible en las grandes librerías) es definitivamente un must para tu biblioteca.

Posts relacionados