search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

Una nueva Babel (2001), de Cildo Meireles no. 2 (Jane Alexander, African Adventure 1999–2002) "The first figure encountered when approaching the installation is Harbinger, an anthropomorphic character with a human body and monkey face, made from oil-painted reinforced Cretestone with found shoes and standing on an orange barrel. (...) Alexander said: ‘Much of what I consider while producing my work is globally pervasive, such as segregation, economic polarities, trade, migration, discrimination, conflict, faith etc’ " "Nuestro mundo muerto" es una colección de cuentos de Liliana Colanzi, escritora boliviana, e incluye los textos ganadores del certamen Aura Estrada 2015. Dice Martín Cristal en una reseña para La Voz: "Por su cohesión temática, su incorporación de ciertos rasgos regionales (¿nostalgia del boom latinoamericano?) y por un estilo trabajado como una masa liviana y refinada —con algunos localismos, frutos abrillantados dispersos que le dan a la prosa su sabor particular—, Nuestro mundo muerto es un libro disfrutable, plantado en la triple frontera entre lo verdadero, lo percibido y lo sobrenatural: “eso” que sólo aceptamos cerca de nosotros cuando su contacto se nos vuelve innegable." Lo que me interesa más es el universo íntimo de sus personajes, criaturas a las que la autora trata con la compasión de quien observa a "seres luchar a ciegas" (Colanzi dixit). De lo que somos testigos, entonces, es del mundo privado de seres que buscan "un asidero para no caer" ante la inminencia del derrumbe final de todas las cosas, la respuesta personal ante situaciones límite donde el mundo parece despedazarse por completo. Jane Alexander, African Adventure 1999-2002 "is a comment on colonialism, identity, democracy and the residues of apartheid. The silent, tensely arranged forms speak of human failure, our inability to relate to each other, and a segregated and fragile society. The hybrid characters, neither human nor animal, are simultaneously emblems of monstrosity and oddly beautiful."
.
.
.
.
.
#art #tatemodern #southafrica Swedenborg Este ensayo de Andrés Barba es un acercamiento interesante a la risa y el poder. Dice Barba en un inicio: "cada vez que un hombre abre la boca para reír está devorando a otro hombre". La risa es, entonces, el encuentro con el otro. En el campo político, apunta Barba, la risa ha sido deslegitimada en pro del sentimiento —donde lo políticamente correcto es, tal vez, el bastión desde que el que se luchan las batallas más encarnizadas. Barba parece esgrimir una defensa ante la risa a partir de su rol contra el fascismo (Chaplin y El Gran Dictador), la sexualidad (Deepthroat) y el conformismo, pero acota, al mismo tiempo, dos fronteras en las que el humor siempre se mete en problemas: el horror —por ejemplo, antes las víctimas de 9-11— y lo sacro —con el caso de Charlie Hebdo y el Islam. La tesis última es que, como apunta Foucault, todo es un ejercicio de poder: el que ríe y el que no ríe están en bandos opuestos en los que la idea (y el debate) se minimiza ante la supuesta ofensa —la carcajada como ejercicio de dominación del otro. .
.
.
.
#libros #librosrecomendados #libro #leer

dorset england

la-excursion-durrellGerald Durrell fue un naturalista británico, mejor conocido por sus expediciones a África y su trabajo con la BBC. Tuvo, como su hermano Lawrence, una veta literaria que exploró en relatos, crónicas autobiográficas e investigaciones a partir de sus viajes por el mundo. En La excursión, título que Alfaguara en su momento utilizara para compilar tres cuentos, Durrell nos ofrece dos estampas de su extraordinaria familia en la que Larry, sin duda, es el personaje más entrañable en cuanto más insoportable es. Hay que recordar que este tipo de personajes poseen un encanto arrebatador –el más emblemático de la literatura estadounidense tal vez sea Ignatius J. Reilly, personaje principal de la novela La conjura de los necios de  John Kennedy Toole.

La excursión es el primer texto en el que Durrell cuenta una horrorosa excursión en la costa de Dorset, en Inglaterra, y en la que su hermano Lawrence –escritor, amigo de Henry Miller y autoexiliado en Francia y Grecia– visita la casa de su madre para viajar por la campiña británica en un viaje de risibles consecuencias. Dice Juan José Millás que la sátira, en su origen, es un «género» didáctico, cuya función, por tanto, consiste en enseñar mostrando en toda su ridiculez los defectos y vicios sociales. La familia Durrell se convierte así en un retrato de todas las familias: ese cúmulo de obsesiones y extravagancias que posee cualquiera pero que, al ser magnificadas, se convierten en una epístola de la ridiculez humana.

El viaje inaugural, por su parte, continua con la misma fórmula, aunque añade un elemento paralelo a las extravagancias de su familia: un viaje en un barco griego por el mediterráneo. Todos sabemos cómo son los barcos griegos, dice uno de los hermanos al respecto del viaje que están a punto de iniciar: el trayecto está plagado de absurdos y situaciones dignas de un sitcom. En este punto del libro la lectura es harto disfrutable: los dos relatos funcionan como divertimento y como parodia familiar, cercana a todos nosotros.

La entrada, sin embargo, es un cuento cuya factura es muy distinta a los otros dos, representa un juego de espejos en el que “algo” repta detrás de los espejos. La historia se desenvuelve en tres planos: el lector del mundo físico que observa una cena de amigos en la que se le entrega al personaje un manuscrito con una historia terrorífica. El personaje comienza a leer la historia y se convierte en otro lector, lo que en cierto sentido lo convierte en nosotros. El narrador, entonces, se traslada al personaje que escribió dicho manuscrito: un hombre condenado a muerte por una suerte fantástica que implica un rito con el diablo y una inscripción extraña: Soy tu siervo. Aliméntate y libérame. Yo soy tú.

Fue entonces cuando miré casualmente al espejo que tenía enfrente y advertí que, en el reflejo, la puerta del salón que había cerrado cuidadosamente estaba ahora entreabierta. Sorprendido, giré en redondo y miré hacia la puerta verdadera, para descubrir sólo que estaba tan perfectamente cerrada como la había dejado. Volví a mirar al espejo y me aseguré de que mis ojos –ayudados por el vino– no me estaban jugando una mala pasada. Pero no cabía duda alguna: en el reflejo, la puerta aparecía ligeramente entreabierta.

El descubrimiento es monstruoso y el efecto es perfecto: Durrell construye en La entrada un excelente cuento de terror en el que el personaje, presa de sus miedos, corre para salvarse. Ante lo que sucede, el lector –que es tanto nosotros como el personaje inicial– no puede sino sentir angustia:

De repente se me heló la sangre en las venas, pues me di cuenta de lo que eran. No eran orugas, sino dedos de un amarillo desvaído rematados con largas uñas negras y curvadas, como gigantescas espinas deformes de rosal. En el preciso momento en que advertí esto apareció la mano entera, que palpaba flojamente la alfombra mientras avanzaba. Era la mano de un esqueleto, cubierta de amarillenta piel apergaminada de la que sobresalían como nueces nudillos y articulaciones. Buscó a tientas por la alfombra, mostrando la descarnada muñeca de la que brotaban los dedos como tentáculos de alguna extraña anémona marina, una anémona surgida de las profundidades en cuya perpetua oscuridad se había vuelto pálida. Luego se retiró lentamente tras la puerta. Me estremecí al pensar qué clase de cuerpo iría unido a aquella horrible mano. Esperé durante cosa de un cuarto de hora, espantado de que pudiera aparecer de repente tras la puerta del espejo, pero no sucedió nada.

La trama, como es de esperarse, avanza para descubrir el misterio. El final, sin embargo, es difuso, y acaso esa sea la falla que podría recriminársele: no hay indicios que sustenten por qué sucedió lo que sucedió, ni hipótesis que conecte distintos aspectos del relato, más que acaso una leve sospecha. El desenlace, sin embargo, recuerda esa cita de Borges en Tlön, Uqbar, Orbis Tertius: los espejos y la cópula son abominables porque multiplican a los hombres. Para leer este último cuento, den click al siguiente enlace.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: