search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

En Lucca hay una torre en cuya cima hay un árbol. El pequeño jardín de encinos domina el paisaje y recuerda otros tiempos: en Lucca se reunieron Julio César, Craso y Pompeyo para firmar el triunvirato. De aquel asentamiento romano quedan solo ruinas: la ciudad ha sido saqueada y reconstruida en innumerables ocasiones. Así, la Torre Guinigi es ante todo un símbolo: el de la vida y sus ciclos. Es interesante que, en Italia, muchos campanarios están separados de la iglesia. Tal es el caso de la Torre de Pisa, situada detrás de la catedral. En la cima hay siete campanas, una por cada día de la creación, afinadas en la escala musical. La famosa inclinación sucedió durante su construcción debido a malos cimientos y un suelo demasiado blando. Llegó a tener 5.5 grados de inclinación, aunque al día de hoy tiene 3.99 gracias a un equipo de ingenieros que logró restaurarla en la última década del siglo XX. Se dice que Galileo Galilei, nacido en Pisa, arrojó de la cima un par de balas de cañón de diferente peso para probar que la masa no afecta la velocidad de caída, aunque la única fuente de esta historia son las memorias de su secretario personal, Vincenzo Viviani. Hace unos años se prohibió a los turistas pisar el pasto colindante de la catedral, pero esto no ha evitado que sigan buscando la famosa foto en que parecen empujar o detener la torre. Me he encontrado con un ejemplar de la traducción de Pedro Páramo al italiano. "Venni a Comala perché mi avevano detto che mio padre, un tal Pedro Páramo, abitava qui." La catedral de Santa María del Fiore mezcla el gótico con el renacimiento italiano. Se comenzó a construir en 1296, pero no fue sino hasta 1436 cuando se finalizó la estructura principal, incluyendo el domo —la fachada tomaría otros 400 años en realizarse. Dedicada a la virgen María, la catedral está llena de motivos relacionados a su vida y la pasión de Cristo, por ejemplo, la primera puerta de izquierda a derecha representa la Caridad de la Madonna. Encima, entre los nichos de los doces apostoles, está la virgen con el niño. Tal vez lo más impresionante sea el domo: hecho de mampostería, es más alto que la estatua de la libertad y pesa más que un buque promedio. Obra maestra del Renacimiento, su construcción todavía plantea preguntas y misterios, por ejemplo, cómo es que logró ser construido sin apoyo de técnicas modernas o, siquiera, de soportes de madera. Si algo tiene la Toscana es armonía y precisión: el paisaje parece cortado a tijera, arboladas y viñedos están dispuestos como si se tratara de un collage. Las mejores vistas suceden al atardecer, cuando la luz inunda el paisaje y llena los viñedos de tonos dorados. La belleza es inalcanzable, pero al menos aquí parece ser un poco más asequible. "Gender as it functions today is a grave injustice. I am angry. We should all be angry. Anger has a long history of bringing about positive change. But I am also hopeful, because I believe deeply in the ability of human beings to remake themselves for the better. 
But back to anger." 👏🏼

Caspar_David_Friedrich_-_Mondaufgang_am_Meer

SchlemihlEscrita en 1813 por Chamisso, hay que entender La insólita historia de Peter Schlemihl como un relato para divertir a los hijos de su amigo Hitzig Itzenplitz, con quien pasó una temporada. Peter Schlemihl repite el mito faustico, tan popular en la literatura alemana: seducido por las riquezas de fácil acceso, el personaje decide vender su sombra a cambio de oro ilimitado. El comprador no es otro que el diablo, y la novela es la historia de los infortunios que vive a partir de ese momento. El propio Chamisso cuenta la génesis de la novela:

No suelo proponerme un fin al escribir. Cuando me sucede alguna anécdota trato de sacarle partido, y así ocurrió aquí. En cierto viaje había perdido el sombrero, el abrigo, los guantes, el pañuelo y todo mi equipaje. Fouqué me preguntó bromeando si no había perdido también mi sombra, y ambos nos pusimos a imaginar lo que significaría semejante desgracia. Otra vez, hojeando un libro de La Fontaine leí algo sobre un hombre que iba sacando complacientemente de su bolsillo todo cuanto le pedían los que se encontraban junto a él: pensé que, de pedírselo como Dios manda, igual podría sacar un coche de caballos de su bolsillo. Así nació la idea del Schlemihl.

La historia tiene una moraleja obvia, una lección para los niños, pero también un trasfondo: Adalbert von Chamisso fue también Louis Charles Adelaide de Chamisso: nació en Francia de familia noble, pero la Revolución Francesa los exilió en Holanda, Alemania y Prusia. Su situación como exiliado lo sitúa en la ambivalencia del extranjero: la patria se convierte en un ente difuso el cual se añora, mientras que en el país en el que se vive crecen los afectos. Al final, Adalbert von Chamisso decanta por su identidad alemana. Este devenir es el que se establece como subtexto de La insólita historia de Peter Schlemihl: una historia del desarraigo y la identidad. Al perder su sombra, Peter Schlemihl se ve obligado a separarse de los hombres, a sufrir por voluntad de Dios. A diferencia de otras historias, no hay redención en la vida de Schlemihl, pero sí aprendizaje. Para Thomas Mann, la historia es un retrato temprano del existencialismo, el cruel devenir del hombre en la Tierra –nunca un poeta supo describir una existencia ni acercarla a la sensibilidad de una forma más sencilla, vivaz y personal.

Detrás de la lección burguesa –no des más valor a las riquezas que al amor o la libertad, temática de clara influencia romantiker– hay una “transposición simbólica” (Pedro de Casso García, 1978) entre la vida del autor y su personaje. Thomas Mann escribe:

En el Peter Schlemihl, la sombra se ha convertido en el símbolo de la solidez burguesa y de los vínculos humanos. Se cita unida al dinero, como algo que uno debe venerar si quiere vivir entre los hombres, y de lo que uno sólo quiere deshacerse cuando está resuel­to a vivir en sí mismo y para lo mejor de sí mismo. A los burgueses, como se diría hoy, a los filisteos, como decía el romántico, puede aplicárseles la consigna: «Songez au solide!» Pero la ironía supone casi siempre convertir una insuficiencia en una superioridad, y todo el librito, que no es otra cosa que una descrip­ción, profundamente vivida, de las cuitas de un marginado, de un excluido, demuestra que el joven Chamisso supo valorar dolorosamente el valor de una sombra saludable.

Pertenecer, ese complejo. Lo principal de la novela no es la anécdota ni la moraleja, sino la angustia que refleja, la serie de humillaciones y fracasos que culminan con una humilde aceptación. ¿Quiénes somos? ¿Qué nos constituye? Encontrarnos, entender nuestro reflejo. A partir de estas interrogantes es que la relevancia de la novela se mantenga. Para leerla, visiten este link.

4 comments on “La insólita historia de Peter Schlemihl – Adalbert von Chamisso

  1. G. dice:

    ¡¡Gracias, gracias por la recomendación!!

  2. Adelina Albarran Olmos dice:

    Muy buen articulo gracias por la información.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: