search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

En Lucca hay una torre en cuya cima hay un árbol. El pequeño jardín de encinos domina el paisaje y recuerda otros tiempos: en Lucca se reunieron Julio César, Craso y Pompeyo para firmar el triunvirato. De aquel asentamiento romano quedan solo ruinas: la ciudad ha sido saqueada y reconstruida en innumerables ocasiones. Así, la Torre Guinigi es ante todo un símbolo: el de la vida y sus ciclos. Es interesante que, en Italia, muchos campanarios están separados de la iglesia. Tal es el caso de la Torre de Pisa, situada detrás de la catedral. En la cima hay siete campanas, una por cada día de la creación, afinadas en la escala musical. La famosa inclinación sucedió durante su construcción debido a malos cimientos y un suelo demasiado blando. Llegó a tener 5.5 grados de inclinación, aunque al día de hoy tiene 3.99 gracias a un equipo de ingenieros que logró restaurarla en la última década del siglo XX. Se dice que Galileo Galilei, nacido en Pisa, arrojó de la cima un par de balas de cañón de diferente peso para probar que la masa no afecta la velocidad de caída, aunque la única fuente de esta historia son las memorias de su secretario personal, Vincenzo Viviani. Hace unos años se prohibió a los turistas pisar el pasto colindante de la catedral, pero esto no ha evitado que sigan buscando la famosa foto en que parecen empujar o detener la torre. Me he encontrado con un ejemplar de la traducción de Pedro Páramo al italiano. "Venni a Comala perché mi avevano detto che mio padre, un tal Pedro Páramo, abitava qui." La catedral de Santa María del Fiore mezcla el gótico con el renacimiento italiano. Se comenzó a construir en 1296, pero no fue sino hasta 1436 cuando se finalizó la estructura principal, incluyendo el domo —la fachada tomaría otros 400 años en realizarse. Dedicada a la virgen María, la catedral está llena de motivos relacionados a su vida y la pasión de Cristo, por ejemplo, la primera puerta de izquierda a derecha representa la Caridad de la Madonna. Encima, entre los nichos de los doces apostoles, está la virgen con el niño. Tal vez lo más impresionante sea el domo: hecho de mampostería, es más alto que la estatua de la libertad y pesa más que un buque promedio. Obra maestra del Renacimiento, su construcción todavía plantea preguntas y misterios, por ejemplo, cómo es que logró ser construido sin apoyo de técnicas modernas o, siquiera, de soportes de madera. Si algo tiene la Toscana es armonía y precisión: el paisaje parece cortado a tijera, arboladas y viñedos están dispuestos como si se tratara de un collage. Las mejores vistas suceden al atardecer, cuando la luz inunda el paisaje y llena los viñedos de tonos dorados. La belleza es inalcanzable, pero al menos aquí parece ser un poco más asequible. "Gender as it functions today is a grave injustice. I am angry. We should all be angry. Anger has a long history of bringing about positive change. But I am also hopeful, because I believe deeply in the ability of human beings to remake themselves for the better. 
But back to anger." 👏🏼

Turgueniev, escritor, novelista y dramaturgo, es considerado uno de los narradores rusos más importantes del siglo XIX.

…¡Gógol ha muerto!…¿qué corazón ruso no se conmociona por estas tres palabras?…Se ha ido, el hombre que ahora tiene el derecho, el amargo derecho que nos da la muerte, de ser llamado grande….”

Iván Turguénev (1852)

Los rusos tienen algo. Será acaso, simple y en extremo complejo, una sensibilidad distinta. Será aquel vacío, aquellos parajes, el frío, la naturaleza, el alma. Será, tal vez, esa sed por algo más grande. Mucho más grande. Sea lo que sea, leerlos es entender un poco más de la vida. Ganar un poco más ese derecho a llamarnos “humanos”, como apunta Gabriel.

Clara Mílich es una historia corta que publicó poco antes de morir. La premisa es la siguiente: una mujer se enamora de Iákov Arátov, un joven de unos veinticinco años volcado en sus estudios. El amor los sorprende a ambos. A ella, como una cruel espera; a él, como una tormenta, un relámpago. A través del punto de vista de Arátov, Turgueniev nos brinda un emotivo retrato del amor, de la dualidad razón – sentimientos, donde al final el amor, esa energía vital, triunfa, incluso sobre la muerte.

En el final de su vida, Turguénev residió poco en Rusia, prefiriendo Baden-Baden o París, desde que conoció en el teatro Mariinski de San Petersburgo a la cantante española Paulina García de Viardot o Pauline García-Viardot, por quien abandonaría Rusia para establecerse en Francia y por cuyo amor estuvo preso hasta el fin de sus días.

Clara Mílich sugiere notas autobiográficas: ambos enamorados de una artista, un amor inconcluso, el carácter de Arátov como el mismo que Turgueniev. Pese a estas semejanzas, o coincidencias, el relato es llevado con una maestría espectacular, con arcos narrativos que mantienen la breve tensión en el lector: el encuentro con Clara, la carta, el viaje a Kazán, el encuentro con Anna, y el final sobrenatural.

En breves páginas, Turgueniev nos da una lección de cómo llevar una narración. En el subtexto, yace el anhelo de toda vida humana: trascender el espacio físico a partir del encuentro con el alma gemela -el banquete, de Platón-. Para algunos, Clara Mílich se liga al  vampirismo, por la idea del amor sobre la muerte.

Clara Mílich es un relato de corte sobrenatural basado en el misterioso poder de la muerte y el amor. La “desdichada Clara, insensata Clara” recrea, en su trágica pureza, el arquetipo femenino dominante en buena parte de las mejores novelas del XIX. Joven decidida a poseer al ser amado incluso más allá de la muerte, pese al carácter sentimentalmente obtuso de aquél, su figura evoca la trascendencia de los sentimientos más puros en los sueños y alucinaciones del perplejo y, finalmente, redimido Arátov.

Entrelectores.

Sea cual sea la lectura, Clara Mílich es técnicamente perfecto, y una lectura corta indispensable.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: