search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

La Revolución será monumental o no será El papel de los monumentos en la Revolución Mundial "Ensayos del dolor propio" cabalga entre la poesía, el ensayo y la autobiografía. No destaca en ninguno, pero no es ahí donde hay que detenerse. En este libro Salva G. Barranco ha logrado proponer una sensibilidad a la vida tan cruda y natural, que es difícil hallar símiles. Tiene algo de Genet, sí, pero también un poco de Radiguet. Sentir, propone Barranco, no es otra cosa que experimentar dolor ("Querer es esencialmente sufrir, como vivir es querer, toda vida es por esencia dolor", Schopenhauer dixit). Los ensayos de Barranco funcionan, además, como artefactos en los que el autor dialoga con la escritura y el cliché de la página en blanco, por ejemplo, cuando teoriza que "la escritura sobre negro consiste en vaciar la página" o cuando dice que lo importante "sucede en los márgenes, en los bordes, en los filos, a punto de caerse de la página" (Barranco pasa la segunda mitad del libro escribiendo en estos bordes). El libro me interesa en cuanto a la poética que contiene, una niñez llena de dolor mudo y lo romántico como traición. Del resto —los juegos— podría prescindir, aunque me gusta lo que ha hecho la editorial, Contraescritura, para reinventar el libro y apoyar así lo que escribe Barranco: "las narraciones se me acaban deshilachando". Sofia Sigo con Girona En medio de la guerra, una familia yugoslava pasa del fascismo al comunismo y de la esperanza al desencanto al mismo tiempo que el protagonista abandona la niñez. La novela de Ćosić es como un desfile vertiginoso en el que vemos pasar a una familia histérica y entrañable entre las ruinas de la historia: "La vida en familia se parecía a una película, emocionante, insólita, a veces bastante aburrida. La vida en familia evocaba sin cesar una historia leída hacía ya tiempo, olvidada, con pasajes oscuros. La vida en familia se componía de acontecimientos (...); los acontecimientos que sucedían en familia se llamaban <vida>, una palabra muchas veces usada y pocas comprendida". Publicada en 1969 por primera vez en una edición artesanal, el libro se convirtió en poco tiempo en una novela de culto al hablar de una época de caos y miedo y, en medio de esto, el humor como única salvación posible.

No me acuerdo cuándo fue que comencé a llamarlos los posnucleares. Pero sé que les puse ese nombre porque parecen sobrevivientes de una guerra nuclear futura. De pie frente a la avenida con el pelo movido por el viento de los autos que pasan, dan la sensación de que miran hacia el pasado, que recuerdan un mundo que ya no existe.

Tal vez la mayor virtud de este libro sea su mayor defecto: la honestidad con la que la autora narra una serie de estampas sobre la vida cotidiana. No hay sorpresa en los relatos pero sí hay, como contraparte, el retrato de la soledad de nuestro siglo. Se lleva a lo cotidiano al extremo para sumergirnos en el abismo de las relaciones humanas, la soledad y la sexualidad.

El libro da la sensación de escarbar en la vida de la autora: realidad y ficción mezclados en relatos que tienen, en muchos de ellos, a Lola por protagonista. Curiosamente, los que se escapan de esta línea son los menos logrados (Lisa K. y H). Se advierte esta intersección ficción-realidad por algunas manías que repiten los cuentos, por ejemplo, el hecho de “escuchar el corazón como una bomba de tiempo” que impide dormir (El hombre que duerme, La enamoradiza), o la narración de actos sexuales donde el placer o el amor transcurren en una dimensión no nombrada, si acaso inexistente.

Excelente lectura para pasar el tiempo, aunque un libro prescindible dentro la narrativa argentina actual.

Como nota biográfica, Lola Arias es dramaturga y cantante, e incursiona con este libro en el ámbito de la narrativa. Poseedora de una gran herencia, falta ver cómo Lola logra consolidar su carrera literaria en aras de una propuesta formal que la separe de sus paisanos, en este momento, mucho más sólidos en cuanto a su oferta literaria.

One comment on “Los posnucleares – Lola Arias

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: