search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

En Lucca hay una torre en cuya cima hay un árbol. El pequeño jardín de encinos domina el paisaje y recuerda otros tiempos: en Lucca se reunieron Julio César, Craso y Pompeyo para firmar el triunvirato. De aquel asentamiento romano quedan solo ruinas: la ciudad ha sido saqueada y reconstruida en innumerables ocasiones. Así, la Torre Guinigi es ante todo un símbolo: el de la vida y sus ciclos. Es interesante que, en Italia, muchos campanarios están separados de la iglesia. Tal es el caso de la Torre de Pisa, situada detrás de la catedral. En la cima hay siete campanas, una por cada día de la creación, afinadas en la escala musical. La famosa inclinación sucedió durante su construcción debido a malos cimientos y un suelo demasiado blando. Llegó a tener 5.5 grados de inclinación, aunque al día de hoy tiene 3.99 gracias a un equipo de ingenieros que logró restaurarla en la última década del siglo XX. Se dice que Galileo Galilei, nacido en Pisa, arrojó de la cima un par de balas de cañón de diferente peso para probar que la masa no afecta la velocidad de caída, aunque la única fuente de esta historia son las memorias de su secretario personal, Vincenzo Viviani. Hace unos años se prohibió a los turistas pisar el pasto colindante de la catedral, pero esto no ha evitado que sigan buscando la famosa foto en que parecen empujar o detener la torre. Me he encontrado con un ejemplar de la traducción de Pedro Páramo al italiano. "Venni a Comala perché mi avevano detto che mio padre, un tal Pedro Páramo, abitava qui." La catedral de Santa María del Fiore mezcla el gótico con el renacimiento italiano. Se comenzó a construir en 1296, pero no fue sino hasta 1436 cuando se finalizó la estructura principal, incluyendo el domo —la fachada tomaría otros 400 años en realizarse. Dedicada a la virgen María, la catedral está llena de motivos relacionados a su vida y la pasión de Cristo, por ejemplo, la primera puerta de izquierda a derecha representa la Caridad de la Madonna. Encima, entre los nichos de los doces apostoles, está la virgen con el niño. Tal vez lo más impresionante sea el domo: hecho de mampostería, es más alto que la estatua de la libertad y pesa más que un buque promedio. Obra maestra del Renacimiento, su construcción todavía plantea preguntas y misterios, por ejemplo, cómo es que logró ser construido sin apoyo de técnicas modernas o, siquiera, de soportes de madera. Si algo tiene la Toscana es armonía y precisión: el paisaje parece cortado a tijera, arboladas y viñedos están dispuestos como si se tratara de un collage. Las mejores vistas suceden al atardecer, cuando la luz inunda el paisaje y llena los viñedos de tonos dorados. La belleza es inalcanzable, pero al menos aquí parece ser un poco más asequible. "Gender as it functions today is a grave injustice. I am angry. We should all be angry. Anger has a long history of bringing about positive change. But I am also hopeful, because I believe deeply in the ability of human beings to remake themselves for the better. 
But back to anger." 👏🏼

El escritor quiere hablar de lo que es la vida. Tryno Maldonado (editor-compilador) hace un símil con la música mexicana para rastrear las corrientes literarias de la literatura nacional y mapear a los “nuevos” narradores del escenario actual. Las entrecomillas sitúan a nueva generación entre los 41 y 50 años, una edad un tanto arriesgada para seguir apelando por el adjetivo de nouvelle. La mecánica de selección es deficiente, pero el mismo editor lo acepta: una lista de recomendaciones que arrojó nombres en común.

Es claro que no necesariamente los escritores más visibles son por consecuencia los más talentosos

Eso ya dice mucho, aunque el ejercicio, sin embargo, sea interesante. Tryno despega a esta generación de narradores  de la influencia de Paz y de Reyes. Al contrario de mi generación, la tecnología es un espacio al que migraron, por lo que el tema aparece casi como obsesión en algunos de los relatos. Otras pistas: vivieron el desencanto de las mentiras del poder, y “todos los prefijos post como formas de resistencia o novedad”.

Lo que estos narradores exponen, sea cual sea el escenario (…) son las nuevas dinámicas que ha encontrado el ser humano para entablar nexos con la comunidad en este nuevo orden global, las maneras en que se reagrupa y en que se reconoce en sociedades propias.

El escritor quiere hablar de lo que es la vida. Los caminos, para esto, son variados. Maldonado, en su introducción, analiza cada caso y da su propia radiografía en torno a los trabajos de los antalogados, agrupándolos en clusters en los que encuentra los puntos concomitantes de sus propuestas. Su visión es válida, aunque la gravedad bajo la que orbitan sus opiniones es limitada, regresando invariablemente a México como punto de partida. ¿Y si la literatura pudiera escapar de los signos localistas, ser algo más?

Algunos otros, por su parte, incurren con docilidad en la ciencia ficción como vehículo para la ocurrencia o la denuncia social, o se quedan sólo en la imaginación como pirueta de lo intrascendente, o en el escolio sin perturbación, o en el costumbrismo anecdótico del globalizado, aunque técnicamente su dicción sea, luego, congruente o irreprochable.

El escritor quiere hablar de lo que es la vida. Mis opiniones, en este sentido, nacen de lo que considero parte de ese retrato. Alberto Chimal participa aquí con un extracto de una novela suya altamente recomendable (Los Esclavos). Julieta García González, por su parte, con Perro; Alain-Paul Mallard, con Ameising; David Miklos, con 22; y Antonio Ramos, con Villaldama, logran cuentos que hablan de lo minúsculo para llegar a lo general, desmenuzan la experiencia de la vida.

La cita que abre el párrafor anterior es de Geney Beltrán Félix, en una reseña mucho más crítica publicada en Letras Libres. Querer gustar sería la trampa a la que hay que temer, dice. La sentencia puede dar una pista. Aunque limitado, la selección de cuentos en este libro da una guía hacia los derroteros de la narrativa mexicana actual. Desilusiona la poca variedad de caminos, y los resultados en términos de exploración literaria. La mayoría de los textos cumplen con su objetivo, aunque hace falta ver los destellos de genialidad que seguramente existen en la generación de escritores del 70. Lo que valdría la pena es un comparativo contra la generación del 80, encontrar las convergencias o las disputas generacionales, pero el Vol. II aún no sale a la venta.

One comment on “Grandes Hits Vol. I – Nueva generación de narradores mexicanos

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: