Apuntes de la vida cotidiana no. 030811

La idea es la siguiente: (abro paréntesis: recuerdan el video donde Axl Rose se tira desde un buque al mar, 7’05”, y alguien le tira un salvavidas, y luego otro que parece Wayne de Wayne’s World va por él en un bote y Axl también lo rechaza? Bien). Retomo: la idea es la siguiente: estás ahí parado, podría llover, o no llover, podrías tener frío, podrías tener hambre, lo cierto es que una sensación de incomodidad se va apoderando de ti, un sentimiento de extrañeza, un continum de que nada, nada está realmente bien. La sensación persiste, podrías sentirla subir desde los dedos de los pies, pero lo cierto es que simplemente está ahí, se ha apoderado de ti. Desde el exterior todo parece normal: hablas, ríes, caminas, como si aquella sensación no fuera sino un mal sueño, un recuerdo de otro momento, puente musical hacia un mejor desenlace.

ja ja ja. En realidad, lo único que necesitas es un asidero, un punto desde donde tirar ancla, coño, una simple palabra o frase que te permitan saber que todo estará bien, alguien que se de cuenta de que por dentro bulles y que la maldita olla que te contiene no está a punto de tronar, pero casi. Entonces callas, das unos segundos, esperas. Das la oportunidad de que suceda el milagro, que alguien tire el ancla, mande al helicóptero por ti en medio de aquel mar en brava. Pero no pasa.

Probablemente del otro lado esté pasando lo mismo: es un juego invisible en el que ambos se topan de frente y dan un paso simultáneo hacia la derecha, y luego a la izquierda, y viceversa, ad infinitum.

Del otro lado está esta película. Un soundtrack inacabado. Pelis malas. Buenos libros. Historias que no terminan de cuajarse.

Posts relacionados