Apuntes de la vida cotidiana no. 121215

I. En realidad me doy cuenta que no me gusta San Francisco. No es la ciudad en sí, que es linda, sino lo limitada que parece. Una ciudad, pienso, debiera ser inabarcable, asombrosa.

Posts relacionados