Apuntes de la vida cotidiana 020813

El cuestionario de Proust obtuvo su nombre por Marcel Proust (dah!), quien, a sus diecitantos llenó un chismógrafo de su amiga Antoinette Faure. Por si esto fuera poco, al chismografo le pusieron “An Album to Record Thoughts, Feelings, etc.”. Las respuestas de Proust están en este artículo.

***

How I want to die.

Improved—and loved.

***

O, como recientemente me han contado, de viejo, admirando lo que fue y lo que no fue, la serie de decisiones que tuvieron que suceder para estar aquí, ahora, en este lugar.

***

No -la idea me parece terrible-. Prefiero, en todo caso, ser como Gabriel Ferrater, él que nunca contestó el pueril cuestionario de Proust.

***

Alguna cosa ha entrado
en un verso que sé
que he de escribir, y no
sé cuándo, cómo o qué
querrá expresar. Si puedo
lo guiaré hacia ti.
Que hable de tus cabellos,
de la escama de sol
que te tiembla en la uña.
Pero quizás no siempre
tendré del todo en cuenta
lo que ahora veo en ti.
He oído el son oscuro
de algo que se me cae
a un pozo. Cuando flote,
¿sabré reconocer
que viene de este instante?

***

O no. Tal vez yo moriré gritando, como Javier Velaza.

Posts relacionados