Alta Fidelidad – Nick Hornby

Libro de culto, pero seamos honestos, no tiene un mérito literario mayor que la disección del ego masculino. ¿Por qué es tan importante, si es que lo es? Hornby planteó en 1995 el retrato de Rob Fleming, hombre en sus treinta y tantos cuya mujer lo deja. El retrato de su vida inicia con el top five de sus derrotas amorosas, mismas que alcanzan la narración en el momento en el que Laura, su última novia, lo deja.

Con esta premisa, la novela arranca desde ese momento hasta el día en que regresa con Laura, y se da cuenta que no quiere estar con nadie más. En el inter busca a sus exnovias, conoce a una cantante de folk con la que se acuesta, y hace interminables listas top de canciones, películas y momentos. Alrededor de él giran la tienda de discos de la que es dueño (y donde sólo vende los discos que le gustan), así como sus dos empleados/amigos Dick y Barry, tan inmaduros y obsesionados con la música como él. Los tres se entretienen compitiendo entre ellos para demostrar sus conocimientos musicales, grabando recopilaciones en cassette de sus canciones favoritas y haciendo listas de todo lo que les gusta y lo que odian.

¿Es un buen libro? Sí. Aunque no encontraremos en él mayore recursos literarios o juegos de lenguaje, el libro es verdaderamente divertido y la historia, aunque parece una comedia romántica, se detiene en los momentos inexplicables en los que “los hombres somos como somos” (Harry Enfield, Independent on Sunday), en el proceso de la memoria, y en la música, cuyo playlist ya recopilaron varios ociosos (jojo, yo mismo sopesé la idea, pero ya está hecha acá).

Vale la pena si quieren un libro para sus vacaciones, o simplemente para pasar un buen rato. Quién sabe, quizás les ayude a entenderse mejor, o entender mejor al que tienen al lado.

Posts relacionados