Howl – Allen Ginsberg

I saw the best minds of my generation destroyed by madness, starving hysterical naked, dragging themselves through the negro streets at dawn looking for an angry fix

Dice la historia que Howl, o Aullido en español, es el libro más vendido de poesía en el mundo, superando a las Flores del Mal de Baudelaire y Canto a mí mismo de Walt Whitman. Hablar de Ginsberg es hablar de un momento especial en la literatura norteamericana, que posteriormente tendría sus ecos a nivel mundial.

El término Generación Beat (en inglés: Beat Generation) se refiere a un grupo de escritores estadounidenses de la década de los cincuenta, así como al fenómeno cultural sobre el cual escribieron. Algunos elementos definitorios son el rechazo a los valores estadounidenses clásicos, el uso de drogas, una gran libertad sexual y el estudio de la filosofía oriental. Esta nueva forma de ver las cosas dejó su principal influencia y legado en la posterior contracultura o movimiento hippie.

Sus principales obras literarias son Aullido de Allen Ginsberg (1956), En el camino de Jack Kerouac (1957) y El almuerzo desnudo de William S. Burroughs (1959). Recientemente se ha publicado en español “Cartas”, correspondencia mantenida durante años entre Ginsberg y Kerouac. 1

Este libro contiene la versión facsímil original, anotada por Ginsberg, así como una investigación biográfica del autor.

Howl was written in a furnished room at 1010 Montgomery, a few houses up from where the street meets Broadway, in North Beach, and continues down a few step blocks into San Francisco’s financial district. What I wrote that afternoon, printed here in facsimile, was not conceived as a poem to publish. It stands now as the first section of Howl. Later parts were written in San Francisco, and in a garden cottage in Berkeley over the next few months, with the idea of completing a poem. In publishing Howl, I was curious to leave beahind after my generation an emotional time bomb that would continue exploding in U.S. consciousness in case our military-industrial-nationalist complex solidified into a repressive police bureaucracy. As a sidelight, I thought to disseminate a poem so strong that a clean Saxon four-letter word might enter high school anthologies permanently and deflate tendencies toward authoritarian strong-arming.

Este párrafo lo escribió el propio Ginsberg en 1986. “Pleased with this Howl, I remain”, dice no sin cierto ego. ¿Puede el poeta asumir esta estatura ante la historia, sin perder algo de credibilidad? La primera persona en leer Howl fue Jack Kerouac, quien lo recibió por correo mientras vivía en la Ciudad de México. Kerouac fue el que lo envió a su editor en New York City. El resto es historia.

Esta edición, además, cuenta con escritos de diversos autores, como Carl Solomon, Carl Goy y el propio Ginsberg, en torno a algunas figuras europeas y la vida intelectual del momento.

La última sección, acaso la más reveladora, cuenta con correspondencia entre Ginsberg y Kerouac, Solomon, Felinghetti, entre otros. Si les interesa, la vía más simple para adquirirlo será a través de Amazon.

Posts relacionados