El sufrimiento de un hombre calvo – Samuel Segura

banner bald man

el sufrimiento de un hombre calvoSabemos que en la literatura sobreviven los arquetipos por sobre las premisas, pues de estos se derivan todas las cosas. Borges, en El acercamiento a Almotásim comenta:

El remoto rey de los pájaros, el Simurg, deja caer en el centro de la China una pluma espléndida; los pájaros resuelven buscarlo, hartos de su antigua anarquía. (…) Muchos peregrinos desertan; otros perecen. Treinta, purificados por los trabajos, pisan la montaña del Simurg. Lo contemplan al fin: perciben que ellos son el Simurg y que el Simurg es cada uno de ellos y todos. (También Plotino-Enéodas,V 8, 4 -declara una extensión paradisíaca del principio de identidad: Todo, en el cielo inteligible, está en todas partes. Cualquier cosa es todas las cosas. El sol es todas las estrellas, y cada estrella es todas las estrellas y el sol.)

Samuel Segura, en El sufrimiento de un hombre calvo, repite un arquetipo que ya conocemos: Edipo. Un joven obsesionado con quedarse calvo, descubre un día que su madre ha desaparecido y decide buscarla. La diferencia con la tragedia antes citada es que Segura construye esta novela corta sobre el humor. Como Borges comenta, todos somos el mismo hombre, y en este caso, todos somos el protagonista de la novela: sufrimos con sus temores de quedarse pelón, con el rechazo de la chica que le gusta, con la indiferencia de sus hermanos, con el repentino abandono de su madre.

Sus palabras trastocaron algo en mí. Tenía razón, todos en casa estuvimos buscando a mamá para que volviera, sin embargo, ante los fracasos en las investigaciones, nos dimos cuenta de que mamá no desapareció por casualidad y sin explicación. Había algo detrás. Sabíamos que parte de eso era por nuestra causa. Había algo más allá que la calva inmunda de mi padre.

Y pese a esos pesares, también disfrutamos la lectura. Ganadora del Primer Premio Nacional de Novela Corta de Humor, Segura nos ofrece un relato ágil y dinámico cuyo cierre es afortunado: la reconciliación del adolescente y el descubrimiento de su lugar en el mundo. En este sentido, el destino de la madre funciona como catalizador pero no se convierte en pretexto: el final, abierto, sugiere todas las posibilidades que nos abre el mundo a esa edad.

Publicada en Colección Fortalezas por parte del Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes, El sufrimiento de un hombre calvo es una novela que sin duda recordará -como ya lo hizo Batallas en el Desierto– esa edad irrecuperable.

Posts relacionados