search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

Una nueva Babel (2001), de Cildo Meireles no. 2 (Jane Alexander, African Adventure 1999–2002) "The first figure encountered when approaching the installation is Harbinger, an anthropomorphic character with a human body and monkey face, made from oil-painted reinforced Cretestone with found shoes and standing on an orange barrel. (...) Alexander said: ‘Much of what I consider while producing my work is globally pervasive, such as segregation, economic polarities, trade, migration, discrimination, conflict, faith etc’ " "Nuestro mundo muerto" es una colección de cuentos de Liliana Colanzi, escritora boliviana, e incluye los textos ganadores del certamen Aura Estrada 2015. Dice Martín Cristal en una reseña para La Voz: "Por su cohesión temática, su incorporación de ciertos rasgos regionales (¿nostalgia del boom latinoamericano?) y por un estilo trabajado como una masa liviana y refinada —con algunos localismos, frutos abrillantados dispersos que le dan a la prosa su sabor particular—, Nuestro mundo muerto es un libro disfrutable, plantado en la triple frontera entre lo verdadero, lo percibido y lo sobrenatural: “eso” que sólo aceptamos cerca de nosotros cuando su contacto se nos vuelve innegable." Lo que me interesa más es el universo íntimo de sus personajes, criaturas a las que la autora trata con la compasión de quien observa a "seres luchar a ciegas" (Colanzi dixit). De lo que somos testigos, entonces, es del mundo privado de seres que buscan "un asidero para no caer" ante la inminencia del derrumbe final de todas las cosas, la respuesta personal ante situaciones límite donde el mundo parece despedazarse por completo. Jane Alexander, African Adventure 1999-2002 "is a comment on colonialism, identity, democracy and the residues of apartheid. The silent, tensely arranged forms speak of human failure, our inability to relate to each other, and a segregated and fragile society. The hybrid characters, neither human nor animal, are simultaneously emblems of monstrosity and oddly beautiful."
.
.
.
.
.
#art #tatemodern #southafrica Swedenborg Este ensayo de Andrés Barba es un acercamiento interesante a la risa y el poder. Dice Barba en un inicio: "cada vez que un hombre abre la boca para reír está devorando a otro hombre". La risa es, entonces, el encuentro con el otro. En el campo político, apunta Barba, la risa ha sido deslegitimada en pro del sentimiento —donde lo políticamente correcto es, tal vez, el bastión desde que el que se luchan las batallas más encarnizadas. Barba parece esgrimir una defensa ante la risa a partir de su rol contra el fascismo (Chaplin y El Gran Dictador), la sexualidad (Deepthroat) y el conformismo, pero acota, al mismo tiempo, dos fronteras en las que el humor siempre se mete en problemas: el horror —por ejemplo, antes las víctimas de 9-11— y lo sacro —con el caso de Charlie Hebdo y el Islam. La tesis última es que, como apunta Foucault, todo es un ejercicio de poder: el que ríe y el que no ríe están en bandos opuestos en los que la idea (y el debate) se minimiza ante la supuesta ofensa —la carcajada como ejercicio de dominación del otro. .
.
.
.
#libros #librosrecomendados #libro #leer

cruzada niños copia

No sé de dónde venían. Eran peregrinos pequeñísimos. Llevaban bordones de avellano y de abedul. Traían la cruz al hombro; y todas esa cruces eran de varios colores. Hasta las he visto verdes, que debían de estar hechas de hojas cosidas. Son niños salvajes e ignorantes. Vagan hacia no sé dónde. Tienen fe en Jerusalén. Pienso que Jerusalén está lejos, y Nuestro Señor debe estar más cerca de nosotros. No llegarán a Jerusalén. Pero Jerusalén llegará a ellos.

la cruzada de los niñosLa historia, ese ente del que hay que desconfiar, relata que en 1212 un grupo de niños de Francia y Alemania partieron en dos expediciones hacia Tierra Santa. Jerusalén, el último sepulcro de Jesús, fue motivo de guerra para la Europa de la Edad Media. Impulsadas por los papas y los reyes, las guerras cruzadas tenían el objetivo específico inicial de restablecer el control cristiano sobre el medio oriente.

Después de la Tercera Cruzada, tras la muerte de Saladino –aquel del que Dante escribe: e solo, in parte, vidi’l Saladino– hubo años de relativa paz hasta que el auge comercial de Italia motivó al papa Inocencio III a impulsar una nueva Cruzada que, en vez de enfocarse en Tierra Santa, tuvo por motivo el saqueo de Bizancio.

Después de esta, en 1212 un niño de 12 años, con la convicción de que los reiterados fracasos se debían a la falta de inocencia de los cruzados, comenzó a reclutar niños para dirigirse a reconquistar Jerusalén. El resultado fue la Cruzada de los Niños. Steven Runciman, en el tercer volumen de A History of the Crusades –Volume III:The Kingdom of Acre and the Later Crusades; Cambridge, 1951; pp.139-144– relata:

Un día de Mayo de 1212 apareció en la Iglesia de Saint-Denis, donde el Rey Felipe de Francia se encontraba en aquel momento con su corte, un pastor de 12 años llamado Stéphane, del pequeño pueblo de Cloyes en Orléannais. Le entregó al rey una carta que, dijo, le había dado Cristo en persona, quien se le apareció cuando estaba pastoreando sus ovejas. Cristo le había ordenado predicar una nueva Cruzada. El Rey Felipe no se impresionó por el pequeño y lo mandó a casa, pero Stéphane, cuyo entusiasmo se había encendido por el misterioso visitante, se vio a sí mismo como el líder que triunfaría donde otros habían fallado. Durante los últimos 15 años predicadores habían estado recorriendo Europa, instando a la gente a unirse a las Cruzadas contra los musulmanes. Para un niño histérico fue sencillo contagiarse con la idea de que él también podía ser un evangelista y emular a Pedro el Hermitaño, cuya valentía había alcanzado una grandeza legendaria en el último siglo. Impertérrito ante la indiferencia del Rey, Stéphane comenzó a predicar todos los días en la entrada de la abadía de Saint-Denis y a anunciar que lideraría a un grupo de niños para rescatar Tierra Santa. Los mares se abrirían ante ellos, como a Moisés frente al Mar Rojo, para llegar a salvo a Tierra Santa. Dotado de una extraordinaria elocuencia, logró impresionar a todos y niños se unieron a su llamado.

Borges escribió: “esperanzados, ignorantes, felices, se encaminaron a los puertos del Sur. El previsto milagro no aconteció”. Marcel Schwob toma esta anécdota convertida en leyenda para narrar en una nouvelle, no el trayecto y desenlace de este grupo de niños, sino las dimensiones de la humanidad: la fe, la desesperanza, la muerte, la duda, el remordimiento.

Una noveleta coral como ésta no ahonda en personajes ni en tramas, ya que su mayor virtud es agrandar el punto de vista sobre una persona o un hecho. Su formato, generoso en sus puntos de vista y voces, es su mayor fortaleza. Es, como escribiera Marcel Proust, el único viaje verdadero: ver el universo con los ojos de otros, de mil otros.

De esta manera Schwob nos enseña el rango de experiencias que la Cruzada de los Niños detona: desde el leproso, conmovido hasta los huesos por su inocencia, hasta el papa Gregorio IX, que absuelve al mar de sus pecados. Borges, devoto lector de Schwob, escribe:

En ciertos libros del Indostán se lee que el universo no es otra cosa que un sueño de la inmóvil divinidad que está indivisa en cada hombre; a fines del siglo XIX, Marcel Schwob –creador, actor y espectador de este sueño– trata de volver a soñar lo que había soñado hace muchos siglos en soledades africanas y asiáticas: la historia de los niños que anhelaron rescatar el sepulcro. (…) Soñó así ser el papa, ser el goliardo, ser los tres niños, ser el clérigo.

Nosotros, los lectores, a través de Schwob podemos también ser todos ellos. Para leer una reseña previa sobre Schwob y la visión de los niños en Europa previo al siglo XVII, revisen esta otra entrada. Otras versiones del mito se comentan por acá.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: