Esa visible oscuridad – William Styron

En 1985 William Styron comenzó a verse afectado por el insomnio y una inquietante sensación de malestar, síntomas que se convertirían después en una depresión profunda. Esa visible oscuridad es el retrato de esos años, un ensayo en el que Styron habla no solo del padecimiento, sino también del terrible desamparo en sus esfuerzos por superarlo.

No es fortuito el obligado recurso al término ‘indescriptible’, pues conviene recalcar que si el dolor fuera fácilmente descriptible la mayoría de los incontables pacientes habrían sido capaces de especificar fidedignamente las auténticas dimensiones de su tormento (…) En cuanto a mí se refiere, es algo muy afín al ahogamiento o la asfixia, pero incluso esas imágenes distan mucho de dar una idea.

Styron avanza de la oscuridad a la luz, de la insondable sombra del suicidio hacia la recuperación. No es un libro de “superación”, acaso un testimonio cuyo objetivo es combatir el desconocimiento en torno a dicha enfermedad —el libro comenzó como una conferencia en 1989 sobre desórdebes afectivos.

Para los que han morado en la selva oscura de la depresión y conocido su indescriptible agonía, su retorno del abismo no es diferente al ascenso del poeta, subiendo penosamente más y más arriba hasta salir de las begras profundidades del infierno y emerger por fin a lo que él percibió como ‘el claro mundo’.

 

 

View this post on Instagram

En 1985 William Styron comenzó a verse afectado por el insomnio y una inquietante sensación de malestar, síntomas que se convertirían después en una depresión profunda. “Esa visible oscuridad” es el retrato de esos años, un ensayo en el que Styron habla no solo del padecimiento, sino también del terrible desamparo en sus esfuerzos por superarlo. «No es fortuito el obligado recurso al término ‘indescriptible’, pues conviene recalcar que si el dolor fuera fácilmente descriptible la mayoría de los incontables pacientes habrían sido capaces de especificar fidedignamente las auténticas dimensiones de su tormento (…) En cuanto a mí se refiere, es algo muy afín al ahogamiento o la asfixia, pero incluso esas imágenes distan mucho de dar una idea». Styron avanza de la oscuridad a la luz, de la insondable sombra del suicidio hacia la recuperación. No es un libro de “superación”, acaso un testimonio cuyo objetivo es combatir el desconocimiento en torno a dicha enfermedad —el libro comenzó como una conferencia en 1989 sobre desórdebes afectivos. «Para los que han morado en la selva oscura de la depresión y conocido su indescriptible agonía, su retorno del abismo no es diferente al ascenso del poeta, subiendo penosamente más y más arriba hasta salir de las begras profundidades del infierno y emerger por fin a lo que él percibió como ‘el claro mundo’». . . . . . #libros #bookstagram #librosrecomendados #book #libro #books #librosymas #leer #literatura

A post shared by Roberto Wong (@robb.wong) on