Otra vida por vivir – Theodor Kallifatides

¿Se necesita candor para vivir? ¿Se puede, de viejo, volver a encontrar cierta pureza?

Theodor Kallifatides (Grecia, 1938) emigró a Suecia en 1964 y escribió toda su obra en sueco. Años después, en medio de un bloqueo creativo:

Como artista tienes el deber, tú más que cualquier otra persona, de dar hoy lo que diste ayer. Cualquier intento de renovación es considerado una provocación, casi una insolencia.

El autor decide hacer un viaje a Grecia para asistir a un homenaje en su pueblo natal. En este trayecto, en el que se mezcla la evocación con el viaje, Kallifatides redescubre la energía para escribir, una energía que proviene de la belleza y el hogar, de la memoria y de las personas que nos rodean.

Pese a su sentimentalismo, Otra vida por vivir es una novela hermosa, simple, en la que un hombre, de cara al último episodio de su vida, se planta y dice: «el hombre necesita un sentido, no para vivir, sino para morir».

 

View this post on Instagram

¿Se necesita candor para vivir? ¿Se puede, de viejo, volver a encontrar cierta pureza? Theodor Kallifatides (Grecia, 1938) emigró a Suecia en 1964 y escribió toda su obra en sueco. Años después, en medio de un bloqueo creativo («Como artista tienes el deber, tú más que cualquier otra persona, de dar hoy lo que diste ayer. Cualquier intento de renovación es considerado una provocación, casi una insolencia»), el autor decide hacer un viaje a Grecia para asistir a un homenaje en su pueblo natal. En este trayecto, en el que se mezcla la evocación con el viaje, Kallifatides redescubre la energía para escribir, una energía que proviene de la belleza y el hogar, de la memoria y de las personas que nos rodean. Pese a su sentimentalismo, “Otra vida por vivir” es una novela hermosa, simple, en la que un hombre, de cara al último episodio de su vida, se planta y dice: «el hombre necesita un sentido, no para vivir, sino para morir». . . . . #libros #bookstagram #librosrecomendados #book #libro #books #librosymas #leer #libros📚

A post shared by Roberto Wong (@robb.wong) on