Perseguir la noche – Rafael Pérez Gay

Un hombre enfermo regresa a la memoria: guarda ahí arrepentimientos, notas y recuerdos varios. La inminencia de la muerte produce vértigo y, con él, llega el miedo —en otras palabras, la noche que se cierra sobre nosotros amenaza con desaparecernos por completo:

Una noche, vencido por el dolor, agobiado por la enfermedad que enfrentaba, triste y sin fuerza, escribí de algunas cosas perdidas en el camino de la vida: la casa de Parque España 47 donde vivieron mis padres y mis hermanos; la construcción con cantera, herrajes y vitrales desapareció, su lugar lo ocupa un edificio de seis pisos.

Se llega al pasado buscando el momento en el que las cosas comenzaron a ir mal, similar a quien busca una dirección y termina en medio de un lugar incomprensible. Dice Pérez Gay:

lo que se ha llevado la ciudad dibuja un mapa que existe apenas en cantidades incontables de recuerdos.

Escribimos metáforas para contar lo perdido. En este sentido, Pérez Gay tiene una capacidad única para convertir la anécdota en aforismo: las conclusiones de lo que vive terminan redondeadas en revelación o máxima. En medio, teje otra historia: la de un grupo de escritores modernistas que buscan, en la noche, la revelación o el hallazgo —su búsqueda los lleva a lo más sórdido, “el placer y la muerte”, cuyo binomio parece ser la clave bajo la que podemos leer el libro: morir es darse cuenta que uno ha vivido.

Para leer un fragmento, den click acá: Rafael Perez Gay – Perseguir_la_noche