search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

La Revolución será monumental o no será El papel de los monumentos en la Revolución Mundial "Ensayos del dolor propio" cabalga entre la poesía, el ensayo y la autobiografía. No destaca en ninguno, pero no es ahí donde hay que detenerse. En este libro Salva G. Barranco ha logrado proponer una sensibilidad a la vida tan cruda y natural, que es difícil hallar símiles. Tiene algo de Genet, sí, pero también un poco de Radiguet. Sentir, propone Barranco, no es otra cosa que experimentar dolor ("Querer es esencialmente sufrir, como vivir es querer, toda vida es por esencia dolor", Schopenhauer dixit). Los ensayos de Barranco funcionan, además, como artefactos en los que el autor dialoga con la escritura y el cliché de la página en blanco, por ejemplo, cuando teoriza que "la escritura sobre negro consiste en vaciar la página" o cuando dice que lo importante "sucede en los márgenes, en los bordes, en los filos, a punto de caerse de la página" (Barranco pasa la segunda mitad del libro escribiendo en estos bordes). El libro me interesa en cuanto a la poética que contiene, una niñez llena de dolor mudo y lo romántico como traición. Del resto —los juegos— podría prescindir, aunque me gusta lo que ha hecho la editorial, Contraescritura, para reinventar el libro y apoyar así lo que escribe Barranco: "las narraciones se me acaban deshilachando". Sofia Sigo con Girona En medio de la guerra, una familia yugoslava pasa del fascismo al comunismo y de la esperanza al desencanto al mismo tiempo que el protagonista abandona la niñez. La novela de Ćosić es como un desfile vertiginoso en el que vemos pasar a una familia histérica y entrañable entre las ruinas de la historia: "La vida en familia se parecía a una película, emocionante, insólita, a veces bastante aburrida. La vida en familia evocaba sin cesar una historia leída hacía ya tiempo, olvidada, con pasajes oscuros. La vida en familia se componía de acontecimientos (...); los acontecimientos que sucedían en familia se llamaban <vida>, una palabra muchas veces usada y pocas comprendida". Publicada en 1969 por primera vez en una edición artesanal, el libro se convirtió en poco tiempo en una novela de culto al hablar de una época de caos y miedo y, en medio de esto, el humor como única salvación posible.

Hace falta poco tiempo para que un libro se confunda con el mobiliario de una época

Jean-Paul Sartre

J.P. Morgan fue uno de los banqueros y empresarios más importantes de “América”. Su imperio, construido después de la Guerra Civil, es ahora una de las principales firmas financieras del mundo –responsable, además, de la crisis de 2008 al vender productos que dependían del boom de la deuda hipotecaria en los Estados Unidos (si les interesa el tema, vean la película “Big Short”).

En su tiempo, su inmensa fortuna le permitió adquirir numerosas obras de arte, entre ellas, miles de libros –además de ser un banquero voraz, Morgan fue un ávido (¿rapaz?) coleccionista. Morgan Library es el lugar donde su familia guardó la mayoría de los tesoros que acumuló, entre ellos, tres de las ciento cincuenta biblias que imprimió Gutenberg.

IMG_1890

Este lugar es también el palacio en el que J. P. Morgan pasó sus últimos años rodeado de banqueros y comerciantes de arte. El lugar es el triunfo del capital y la opulencia. Los libros yacen encarcelados detrás de elegantes rejas de hierro e, incluso, dentro de una bóveda –donde se guardan los ejemplares más raros. El espacio alberga, también, la que tal vez sea la colección más importante de sellos babilónicos y escritura cuneiforme. Una de las tablillas tiene escrito el siguiente verso:

(The eagle) took him upwards for a mile.
“My friend, look at the country! How does it seem?”

Morgan Library - books

Cuatro estantes de aproximadamente metro y medio rodean el estudio, también llamado “The West Room“. La habitación está llena de obras del renacimiento, incluyendo el tapiz y las vigas que sostienen el techo. El salón culmina en una chimenea. Encima de ella está colgado un cuadro de J.P. Morgan.

¿Qué motiva a un hombre a adornar su casa con una representación de su persona? 

JP Morgan books - library

Opuesto al estudio, y después de cruzar un recibidor hecho de mármol, está una elegante habitación en la que lo primero que se ve es un tapiz medieval en medio de la sala que representa la avaricia, pecado capital. Los libreros, divididos en tres niveles, son de nogal y ocupan todas las paredes. A los entusiastas de las teorías de la conspiración les placerá saber que en el techo hay doce placas con los doce signos del Zodiaco, mismas que representan una asociación privada, aunque no tan secreta, de la que puede leerse más aquí.

Morgan Library

Para un amante de los libros, los tesoros que ambas habitaciones contienen son incalculables. El catálogo de algunos de los títulos puede leerse aquí, aunque hay aquí una versión azarosa a partir de mi recorrido:

  • The Anatomy of Melancholy, de Burton
  • Varios libros de Thackeray
  • Decenas de tablillas sumerias. En una se lee el poema: “Etana… spoke to the eagle / ‘O my friend, give me the plant of birth / show me the plant of birth! / Remove my shame and provide me with a son!’…”
  • Breviarum Cartusinum
  • Lancelot du Lac
  • Codex Huygens
  • Diecisiete novelas de Thomas Hardy (esto es, todas las novelas de Thomas Hardy)
  • Decenas de libros medievales de oraciones (books of prayer)
  • Paradise Lost, de Milton
  • En la bóveda: Dance of death, de Holbein; Last Story, de Kipling; Opera, de Aristóteles; The wrath (autor desconocido)
  • En una vitrina, el manuscrito del discurso de Ulises S. Grant de 1869 en el que, después de la Guerra Civil, llama a la “tolerancia”
  • En otra vitrina, el manuscrito de la Sinfonía no. 2 en E menor de Rachmaninoff.
  • Cientos de biblias en latín, inglés, alemán y otros idiomas
  • Tres copias de la primera biblia de Gutenberg
  • Marmaduke Multiply’s Merry Method of Making Minor Mathematicians de Everett Franklin Bielier
  • Don Quichotte de la Manche de Miguel de Cervantes
  • Una colección de libros miniatura
  • La Comedia de Dante
  • Orlando Furioso de Lodoviso Ariosto

En alguno de los anaqueles, me han dicho, está una primera edición de Borges.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: