search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

Una nueva Babel (2001), de Cildo Meireles no. 2 (Jane Alexander, African Adventure 1999–2002) "The first figure encountered when approaching the installation is Harbinger, an anthropomorphic character with a human body and monkey face, made from oil-painted reinforced Cretestone with found shoes and standing on an orange barrel. (...) Alexander said: ‘Much of what I consider while producing my work is globally pervasive, such as segregation, economic polarities, trade, migration, discrimination, conflict, faith etc’ " "Nuestro mundo muerto" es una colección de cuentos de Liliana Colanzi, escritora boliviana, e incluye los textos ganadores del certamen Aura Estrada 2015. Dice Martín Cristal en una reseña para La Voz: "Por su cohesión temática, su incorporación de ciertos rasgos regionales (¿nostalgia del boom latinoamericano?) y por un estilo trabajado como una masa liviana y refinada —con algunos localismos, frutos abrillantados dispersos que le dan a la prosa su sabor particular—, Nuestro mundo muerto es un libro disfrutable, plantado en la triple frontera entre lo verdadero, lo percibido y lo sobrenatural: “eso” que sólo aceptamos cerca de nosotros cuando su contacto se nos vuelve innegable." Lo que me interesa más es el universo íntimo de sus personajes, criaturas a las que la autora trata con la compasión de quien observa a "seres luchar a ciegas" (Colanzi dixit). De lo que somos testigos, entonces, es del mundo privado de seres que buscan "un asidero para no caer" ante la inminencia del derrumbe final de todas las cosas, la respuesta personal ante situaciones límite donde el mundo parece despedazarse por completo. Jane Alexander, African Adventure 1999-2002 "is a comment on colonialism, identity, democracy and the residues of apartheid. The silent, tensely arranged forms speak of human failure, our inability to relate to each other, and a segregated and fragile society. The hybrid characters, neither human nor animal, are simultaneously emblems of monstrosity and oddly beautiful."
.
.
.
.
.
#art #tatemodern #southafrica Swedenborg Este ensayo de Andrés Barba es un acercamiento interesante a la risa y el poder. Dice Barba en un inicio: "cada vez que un hombre abre la boca para reír está devorando a otro hombre". La risa es, entonces, el encuentro con el otro. En el campo político, apunta Barba, la risa ha sido deslegitimada en pro del sentimiento —donde lo políticamente correcto es, tal vez, el bastión desde que el que se luchan las batallas más encarnizadas. Barba parece esgrimir una defensa ante la risa a partir de su rol contra el fascismo (Chaplin y El Gran Dictador), la sexualidad (Deepthroat) y el conformismo, pero acota, al mismo tiempo, dos fronteras en las que el humor siempre se mete en problemas: el horror —por ejemplo, antes las víctimas de 9-11— y lo sacro —con el caso de Charlie Hebdo y el Islam. La tesis última es que, como apunta Foucault, todo es un ejercicio de poder: el que ríe y el que no ríe están en bandos opuestos en los que la idea (y el debate) se minimiza ante la supuesta ofensa —la carcajada como ejercicio de dominación del otro. .
.
.
.
#libros #librosrecomendados #libro #leer

Explicar:
(Del lat. explicāre).

  1. tr. Declarar, manifestar, dar a conocer lo que alguien piensa. U. t. c. prnl.
  2. prnl. Llegar a comprender la razón de algo, darse cuenta de ello.

Además de las recomendaciones que nos da la RAE, la palabra ‘explicar’ podría, también, extenderse a otros ámbitos: la relación entre las causas y consecuencias, las intuiciones, los pasos de un proceso. ‘Explicar’ tiene, además, cierto carácter universal: se ‘explica’ la ley de la gravedad y se entiende que ésta obre igual, aunque con distintas magnitudes, en todo el universo; se ‘explica’ cómo nacen los niños y se entiende que tal ‘proceso’ es el mismo en México que en China. Existe en la explicación, entonces, una serie de atributos o características que pueden llevarse de un lugar a otro con relativo éxito. En el arte, sin embargo, es imposible asumir que exista tal universalidad. Borges, en su conferencia sobre La Divina Comedia, se detiene a explicar unos versos de Dante. Después de recitarlos, aclara: “quisiera demorarme sobre el curioso mecanismo de ese verso, salvo que la palabra ‘mecanismo’ es demasiado dura para lo que quiero decir.” La explicación, en tanto que intenta zambullirse en ese mecanismo, resulta insuficiente: podemos entender, hasta cierto punto, la imagen del “zafiro oriental” que deleita a Borges, pero no podemos trasladarla o replicarla. Así, en toda explicación siempre hay un fallo.

Publicado en 1955 por primera vez en The New Yorker, fue recibido con notas positivas una vez que fuera compilado junto a Zooey en 1961. En el cuento existe una crítica al materialismo y los protocolos de la aristocracia norteamericana –los dos protagonistas son Ivy League y el relato tiene por contexto un partido de Yale contra, se piensa, Princeton. Esta lectura, sin embargo, resulta superficial: el cuento posee una significación escondida que cubre de intensidad y tensión todo el relato. Como en otros textos de Salinger, la crisis personal de sus personajes parece llevarlos al límite de la locura –¿no son The Catcher in the Rye o A perfect day for bananafish otras pruebas de esto?

Margaret, hija de Salinger, ha dicho que Franny es un cuento que tomó por inspiración a su madre, Claire Douglas –hija de un respetado crítico de arte británico–, y que luego fue modificado para incorporarse dentro de la mitología de la familia Glass a la que Salinger dedicó toda su obra. John Updike, sin embargo, menciona que la Franny de Franny y la Franny de Zooey no son la misma persona, aunque repiten, sin duda, sus obsesiones.

En todo caso, Franny bien puede leerse como un universo cerrado. Propongo, así, una lectura del cuento sin tomar en cuenta los diálogos posteriores que suceden en Zooey. A alguien servirán un día estas anotaciones sobre el texto original. He evitado, conscientemente, ofrecer una versión en español del texto, bajo la premisa que cualquier traducción modifica, de una manera u otra, las intenciones del texto original.

Como nota final, se ha criticado, bajo el argumento de que es poco convincente, el interés de Salinger de conciliar cierta crítica materialista con el misticismo cristiano. El intercambio, se ha dicho, es casi trivial. Esto, sin embargo, no es un argumento contundente: sabemos que los dos personajes son triviales, no son sino un par de jóvenes universitarios privilegiados. Lo relevante, entonces, es el conflicto y la posibilidad de escape. Otros han elegido otros caminos: la autopista, las drogas, las ciudades imaginadas, los libros; todas mentiras dentro de una mentira más grande que llamamos vida.

FRANNY
(dar click)

 Para leer algunas de las críticas que se hicieron en su momento a esta obra, den click aquí.

One comment on “Una lectura de Franny, de J. D. Salinger

  1. Efectivamente el cuento se publicó por primera vez el 29 de enero de 1955 en la revista The New Yorker. Hace ya sesenta años. Pero los cuentos de Salinger parece que no envejecen nunca.
    http://www.newyorker.com/magazine/1955/01/29/franny

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: