search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

Una nueva Babel (2001), de Cildo Meireles no. 2 (Jane Alexander, African Adventure 1999–2002) "The first figure encountered when approaching the installation is Harbinger, an anthropomorphic character with a human body and monkey face, made from oil-painted reinforced Cretestone with found shoes and standing on an orange barrel. (...) Alexander said: ‘Much of what I consider while producing my work is globally pervasive, such as segregation, economic polarities, trade, migration, discrimination, conflict, faith etc’ " "Nuestro mundo muerto" es una colección de cuentos de Liliana Colanzi, escritora boliviana, e incluye los textos ganadores del certamen Aura Estrada 2015. Dice Martín Cristal en una reseña para La Voz: "Por su cohesión temática, su incorporación de ciertos rasgos regionales (¿nostalgia del boom latinoamericano?) y por un estilo trabajado como una masa liviana y refinada —con algunos localismos, frutos abrillantados dispersos que le dan a la prosa su sabor particular—, Nuestro mundo muerto es un libro disfrutable, plantado en la triple frontera entre lo verdadero, lo percibido y lo sobrenatural: “eso” que sólo aceptamos cerca de nosotros cuando su contacto se nos vuelve innegable." Lo que me interesa más es el universo íntimo de sus personajes, criaturas a las que la autora trata con la compasión de quien observa a "seres luchar a ciegas" (Colanzi dixit). De lo que somos testigos, entonces, es del mundo privado de seres que buscan "un asidero para no caer" ante la inminencia del derrumbe final de todas las cosas, la respuesta personal ante situaciones límite donde el mundo parece despedazarse por completo. Jane Alexander, African Adventure 1999-2002 "is a comment on colonialism, identity, democracy and the residues of apartheid. The silent, tensely arranged forms speak of human failure, our inability to relate to each other, and a segregated and fragile society. The hybrid characters, neither human nor animal, are simultaneously emblems of monstrosity and oddly beautiful."
.
.
.
.
.
#art #tatemodern #southafrica Swedenborg Este ensayo de Andrés Barba es un acercamiento interesante a la risa y el poder. Dice Barba en un inicio: "cada vez que un hombre abre la boca para reír está devorando a otro hombre". La risa es, entonces, el encuentro con el otro. En el campo político, apunta Barba, la risa ha sido deslegitimada en pro del sentimiento —donde lo políticamente correcto es, tal vez, el bastión desde que el que se luchan las batallas más encarnizadas. Barba parece esgrimir una defensa ante la risa a partir de su rol contra el fascismo (Chaplin y El Gran Dictador), la sexualidad (Deepthroat) y el conformismo, pero acota, al mismo tiempo, dos fronteras en las que el humor siempre se mete en problemas: el horror —por ejemplo, antes las víctimas de 9-11— y lo sacro —con el caso de Charlie Hebdo y el Islam. La tesis última es que, como apunta Foucault, todo es un ejercicio de poder: el que ríe y el que no ríe están en bandos opuestos en los que la idea (y el debate) se minimiza ante la supuesta ofensa —la carcajada como ejercicio de dominación del otro. .
.
.
.
#libros #librosrecomendados #libro #leer

I

¿Vibró el teléfono? No, no vibró. Miro la pantalla y sigue impasible, como si no hubiera pasado nada. Podría jurar que vibró.

Una búsqueda rápida explica que es una alucinación, en esencia, un error en la percepción ocasionado por el exceso de información del mundo exterior. Con tantos estímulos, el cerebro trata de discriminar cuáles son importantes y a veces falla. El fenómeno ha sido llamado “síndrome de la vibración fantasma” y, de acuerdo a uno de tantos estudios, 8 de cada 10 personas lo han sentido en alguna ocasión. El efecto es similar al que experimentan las personas que han perdido un miembro: sienten comezón, frío o, simplemente, la presencia de lo que no está ahí.

II

Recordemos el cuento de George Loring Frost, antologizado por Borges, Bioy Casares y Silvina Ocampo en su compendio de literatura fantástica. En la breve narración, lo fantasmagórico se confunde con lo humano, es decir, lo vivo:

Al caer de la tarde, dos desconocidos se encuentran en los oscuros corredores de una galería de cuadros. Con un ligero escalofrío, uno de ellos dijo:

—Este lugar es siniestro. ¿Usted cree en fantasmas?

—Yo no —respondió el otro— ¿Y usted?

—Yo sí —dijo el primero y desapareció.

El cuento da una clave de la naturaleza del fantasma: nocturno, aparece “en los oscuros corredores”. Su presencia, además, se confunde con la del vivo –en el folclor mexicano abundan historias de una mujer que, al terminar el baile, pide que la lleven al cementerio. De manera previsible, la mujer está muerta.

En Occidente, la idea del fantasma deviene del imaginario cristiano: la trinidad del hombre –cuerpo, alma y espíritu– se desbarata con la muerte. La carne fenece, el alma espera el juicio final y el espíritu regresa a Dios, a menos que algo lo retenga en la tierra, es decir, lo convierta en fantasma. Esta idea le otorgó sus peculiares rasgos[1] –sin carne, flota semitransparente–, pero acaso el más interesante sea el que nos habla de sus gestos repetitivos: tira la canica, prende y apaga la luz, grita “ay, mis hijos” ad infinitum porque está separado del alma, es decir, de la razón –de acuerdo a San Agustín, el intelecto es la esencia del alma[2].

En todo caso, su presencia plantea otro problema más importante: ¿qué quiere? ¿Para qué ha venido? El fantasma es una suerte de invasor, un extranjero cuyas intenciones nos son ocultas.

III

Dice Hugo Hiriart que cada sentido tiene sus fantasmas. Cada época, también. Cuenta Alberto Chimal que su esposa, Raquel, se implantó un imán en el dedo anular: “el imán vibra, silencioso, sin que nadie salvo mi esposa se dé cuenta, cuando se enciende cerca un proyector de video o cuando pasa por un detector de mercancía en una tienda. O cerca de otro imán. Es una ampliación del sentido del tacto: una auténtica modificación (aunque sea pequeñísima) de la forma en que se percibe el mundo”.

En su modesta proporción, la vibración inexistente del celular inaugura la convergencia de la carne y la tecnología y con ello, nuevas alucinaciones o fantasmas. La industria de los wearables –gadgets como ropa interior–, abre un mundo de posibilidades: no solo la acumulación de datos de nuestro entorno y nuestro cuerpo –chips que miden nuestros signos vitales, sensores en nuestro cerebro–, sino la ampliación de nuestros sentidos –lentes de contacto conectados a Internet, prótesis robóticas, ampliaciones de la memoria–, es decir, una nueva forma de percibir el mundo similar a la que refiere Chimal y, más allá, otra frontera: Raymond Kurzweil, científico y director de ingeniería de Google, anticipa que la Singularidad –el momento en que la inteligencia artificial sobrepasará las capacidades humanas– sucederá en los próximos treinta años[3]. Como el pasillo de aquella galería de cuadros, la única oportunidad que tiene el hombre para mantenerse vigente en el futuro cercano es a través de su fusión con la tecnología.

IV

The old evolution is cold. It’s sterile. It’s efficient, okay? And its manifestations of those social adaptations. We’re talking about parasitism, dominance, morality, okay? Uh, war, predation, these would be subject to de-emphasis. These will be subject to de-evolution. The new evolutionary paradigm will give us the human traits of truth, of loyalty, of justice, of freedom. These will be the manifestations of the new evolution.

Waking Life

Nuestros futuros fantasmas no serán nuestros electrodomésticos chateando desde el centro de reciclaje, ni el refrigerador desconectado pidiendo leche al supermercado: seremos nosotros, fantasmas para los no vivos en nuestra previsible –y absurda– humanidad obstinada por no desaparecer. En “Soy leyenda”, novela de Richard Matherson, se narra la ejecución del último homo sapiens, es decir, del monstruo:

El silencio se extendió sobre sus cabezas como una pesada capa. Todos volvieron hacia Neville sus rostros pálidos. Neville los observó serenamente. Y de pronto razonó: Yo soy el anormal (…). Y comprendió la expresión que reflejaban aquellos rostros: angustia, miedo, horror. Le tenían miedo.

Si lo posthumano llega y la humanidad se convierte en extranjera, el horror será similar a esa película en la que los protagonistas se dan cuenta que ellos son, en realidad, los fantasmas –la vuelta de tuerca es darnos cuenta que nos hemos convertido en lo que nos aterra.

[1] Roger Clarke, en su libro “Historia Natural de los Fantasmas”, define una taxonomía mucho más interesante dividida en nueve tipos, entre los que destacan los primordiales, manifestaciones de un pasado distante o mitológico, y los poltergeists, fantasmas ruidosos cuya etimología proviene del alemán poltern, hacer ruido, y geist, espíritu.

[2] De Trinitate. IX, 2

[3] Kurzweil, Ray; The Singularity Is Near: When Humans Transcend Biology, 2005.

2 comments on “Futuros fantasmas

  1. Hola a todxs, excelente blog. me gustaría compartir con ustedes algunos escritos literarios mios. Saludos. http://literaturafantastica2014.blogspot.com.ar/

    1. Roberto Wong dice:

      Gracias Gabriel, saludos

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: