search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

Una nueva Babel (2001), de Cildo Meireles no. 2 (Jane Alexander, African Adventure 1999–2002) "The first figure encountered when approaching the installation is Harbinger, an anthropomorphic character with a human body and monkey face, made from oil-painted reinforced Cretestone with found shoes and standing on an orange barrel. (...) Alexander said: ‘Much of what I consider while producing my work is globally pervasive, such as segregation, economic polarities, trade, migration, discrimination, conflict, faith etc’ " "Nuestro mundo muerto" es una colección de cuentos de Liliana Colanzi, escritora boliviana, e incluye los textos ganadores del certamen Aura Estrada 2015. Dice Martín Cristal en una reseña para La Voz: "Por su cohesión temática, su incorporación de ciertos rasgos regionales (¿nostalgia del boom latinoamericano?) y por un estilo trabajado como una masa liviana y refinada —con algunos localismos, frutos abrillantados dispersos que le dan a la prosa su sabor particular—, Nuestro mundo muerto es un libro disfrutable, plantado en la triple frontera entre lo verdadero, lo percibido y lo sobrenatural: “eso” que sólo aceptamos cerca de nosotros cuando su contacto se nos vuelve innegable." Lo que me interesa más es el universo íntimo de sus personajes, criaturas a las que la autora trata con la compasión de quien observa a "seres luchar a ciegas" (Colanzi dixit). De lo que somos testigos, entonces, es del mundo privado de seres que buscan "un asidero para no caer" ante la inminencia del derrumbe final de todas las cosas, la respuesta personal ante situaciones límite donde el mundo parece despedazarse por completo. Jane Alexander, African Adventure 1999-2002 "is a comment on colonialism, identity, democracy and the residues of apartheid. The silent, tensely arranged forms speak of human failure, our inability to relate to each other, and a segregated and fragile society. The hybrid characters, neither human nor animal, are simultaneously emblems of monstrosity and oddly beautiful."
.
.
.
.
.
#art #tatemodern #southafrica Swedenborg Este ensayo de Andrés Barba es un acercamiento interesante a la risa y el poder. Dice Barba en un inicio: "cada vez que un hombre abre la boca para reír está devorando a otro hombre". La risa es, entonces, el encuentro con el otro. En el campo político, apunta Barba, la risa ha sido deslegitimada en pro del sentimiento —donde lo políticamente correcto es, tal vez, el bastión desde que el que se luchan las batallas más encarnizadas. Barba parece esgrimir una defensa ante la risa a partir de su rol contra el fascismo (Chaplin y El Gran Dictador), la sexualidad (Deepthroat) y el conformismo, pero acota, al mismo tiempo, dos fronteras en las que el humor siempre se mete en problemas: el horror —por ejemplo, antes las víctimas de 9-11— y lo sacro —con el caso de Charlie Hebdo y el Islam. La tesis última es que, como apunta Foucault, todo es un ejercicio de poder: el que ríe y el que no ríe están en bandos opuestos en los que la idea (y el debate) se minimiza ante la supuesta ofensa —la carcajada como ejercicio de dominación del otro. .
.
.
.
#libros #librosrecomendados #libro #leer

black hole

cover-blackholeUna bala en una de las cámaras de un revolver. Una persona con VIH en una orgía en la que nadie lleva condones. Mutaciones entre adolescentes. La cadena de situaciones es la misma: Black Hole, novela gráfica de Charles Burns (de quien reseñamos antes Skin Deep y Bib Baby), es una exploración sobre el mundo adolescente y sus retos. En este escenario, la ruleta rusa en la que los personajes apuestan los hace encontrarse de frente con el choque traumático de la primeras cosas: la soledad, el amor, la pertenencia.

La historia comienza con una epifanía: Keith, en clase biología, abre una rana por el vientre y atisba la espiral de situaciones en las que él y Chris Rhodes, su compañera de actividad, se sumergirán. Hay, entre los adolescentes, una enfermedad sexual que la gente le llama “el bicho” y genera diversas mutaciones, al grado que un grupo de enfermos ha decidido recluirse y vivir en un campamento en medio de la montaña.

En una fiesta Chris se enamora de Rob Facincanni. Ella no lo sabe, pero Rob será el que la contagie esa noche. Keith, por su parte, se enamora de Chris y busca acercarse a ella, pero el triángulo en el que él es un vértice prescindible lo deprime y lo acerca a las drogas, específicamente, a una casa donde conoce a Eliza, otra chica infectada.

El resto se reproduce entre la emociones que estos contactos genera: amor, miedo, frustración, rechazo. Los efectos físicos de la enfermedad son un espejo de los cambios en la psique, la lucha psicológica por asumirse en el mundo. El horror, acechante, entra por un resquicio: Rob es asesinado y Chris pelea contra la locura que la soledad le genera. Los finales felices son demasiado fáciles pero la moraleja es obvia: el vacío existencial que amenaza por absorber toda fuente de sentido puede ser superado, incluso, ante las separaciones más terribles. Así, la trama no difiere mucho de otras literaturas formativas y tal vez sea esto lo que hace a la historia tan atractiva: una situación reconocible en un mundo por demás bizarro pero, ¿qué no es el mundo un lugar extraño para el adolescente?

Como colofón, resulta interesante el análisis que Vanessa Raney hace de la obra, acercándola a Sartre:

Keith Pearson, Chris Rhodes and Eliza (aka “The Lizard Queen” (no. 8)), the focal characters in the series, almost echo those of Jean-Paul Sartre’s existentialist play, Huis Clos (No Exit). In Black Hole, the triangle of love/lust angles Keith toward Chris, Chris with Rob Facincani, and Eliza for Keith. Into the mix flies Dave Barnes, whose obsession with Chris and his inability to cope with the “new disease that only affected teenagers” (no. 1) leads to deathly consequences. Only one of the pairs comes together on point at the end.

Sin embargo, el propio Burns ha negado esta influencia. La significación de la obra, una vez publicada, no le pertenece más al artista –hermenéutica de la interpretación– sino a los lectores que acercan a Black Hole con la epidemia del VIH en los años 80, el bullying y el existencialismo.

Para otro review menos favorable, revisen este comentario en The Guardian. Asimismo, no se pierdan el trabajo de Max Oppenheim y Bill Turpin en torno a los personajes del libro. Para leer el comic en versión digital, revisen este link.

MaxOppenheimBillTurpinBlackHole7

CharlesBurns5-480x750

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: