search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

Sigo con Girona En medio de la guerra, una familia yugoslava pasa del fascismo al comunismo y de la esperanza al desencanto al mismo tiempo que el protagonista abandona la niñez. La novela de Ćosić es como un desfile vertiginoso en el que vemos pasar a una familia histérica y entrañable entre las ruinas de la historia: "La vida en familia se parecía a una película, emocionante, insólita, a veces bastante aburrida. La vida en familia evocaba sin cesar una historia leída hacía ya tiempo, olvidada, con pasajes oscuros. La vida en familia se componía de acontecimientos (...); los acontecimientos que sucedían en familia se llamaban <vida>, una palabra muchas veces usada y pocas comprendida". Publicada en 1969 por primera vez en una edición artesanal, el libro se convirtió en poco tiempo en una novela de culto al hablar de una época de caos y miedo y, en medio de esto, el humor como única salvación posible. Avalancha "¿Cuál es el límite si ya no tienes piel?
Y si ya no tienes pies
entre doler y hacer ¿qué se camina?
el cerco es solo una sala de espera 
y las salas de espera son, 
por definición,
habitaciones al borde del vacío.
vine solita a arrancarme las orillas."
Chapbook de Macky Chuca. A estas alturas tal vez ya sea inconseguible —yo guardo tres copias, por si un día necesito alguna de ellas.

Georges Perros:

Usted forma parte de una administración, tiene un trabajo que cumplir. Un buen día, ese trabajo -y cuantos lo rodean, y usted mismo, que necesita ganarse la vida- no le resulta real; quiero decir que lo invita a soltar las amarras, a cortar la corriente (sensación de muerte. Desde que uno adivina la muerte posible en el pellejo de un amigo, de una amante, ¿es posible seguir con ese cadáver ambulante?). Desde ese momento, usted suelta poco a poco las amarras, por simple precaución financiera. Pero cuando le den las gracias por no producir lo que los demás esperaban que produjera, hará ya un buen rato que usted habrá renunciado. ¿Renunciado a qué? Por ejemplo, a no dejarse corroer por el lujo, pues eso que llamamos “la vida” ya lo corroe lo suficiente. Claro que no por eso usted se convertirá en un pordiosero. A usted le fastidiará haber perdido su entrada fija, pero, después de todo, no habrá hecho nada por perderla ni por conservarla, simplemente habrá pedido una tregua, habrá trabajado a su ritmo, en la medida de lo posible. De haberse forzado, sin duda habría envejecido prematuramente; sin duda la tentación de convertirse en vagabundo o de escaparse hacia no se sabe qué Tahití le habría acarreado un desastre. Pues se trata de no tener ganas de ser vagabundo, de ir a Tahití. El hombre debe poder vivir dentro de un frasco, sin esas drogas imaginarias.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: