search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

Una nueva Babel (2001), de Cildo Meireles no. 2 (Jane Alexander, African Adventure 1999–2002) "The first figure encountered when approaching the installation is Harbinger, an anthropomorphic character with a human body and monkey face, made from oil-painted reinforced Cretestone with found shoes and standing on an orange barrel. (...) Alexander said: ‘Much of what I consider while producing my work is globally pervasive, such as segregation, economic polarities, trade, migration, discrimination, conflict, faith etc’ " "Nuestro mundo muerto" es una colección de cuentos de Liliana Colanzi, escritora boliviana, e incluye los textos ganadores del certamen Aura Estrada 2015. Dice Martín Cristal en una reseña para La Voz: "Por su cohesión temática, su incorporación de ciertos rasgos regionales (¿nostalgia del boom latinoamericano?) y por un estilo trabajado como una masa liviana y refinada —con algunos localismos, frutos abrillantados dispersos que le dan a la prosa su sabor particular—, Nuestro mundo muerto es un libro disfrutable, plantado en la triple frontera entre lo verdadero, lo percibido y lo sobrenatural: “eso” que sólo aceptamos cerca de nosotros cuando su contacto se nos vuelve innegable." Lo que me interesa más es el universo íntimo de sus personajes, criaturas a las que la autora trata con la compasión de quien observa a "seres luchar a ciegas" (Colanzi dixit). De lo que somos testigos, entonces, es del mundo privado de seres que buscan "un asidero para no caer" ante la inminencia del derrumbe final de todas las cosas, la respuesta personal ante situaciones límite donde el mundo parece despedazarse por completo. Jane Alexander, African Adventure 1999-2002 "is a comment on colonialism, identity, democracy and the residues of apartheid. The silent, tensely arranged forms speak of human failure, our inability to relate to each other, and a segregated and fragile society. The hybrid characters, neither human nor animal, are simultaneously emblems of monstrosity and oddly beautiful."
.
.
.
.
.
#art #tatemodern #southafrica Swedenborg Este ensayo de Andrés Barba es un acercamiento interesante a la risa y el poder. Dice Barba en un inicio: "cada vez que un hombre abre la boca para reír está devorando a otro hombre". La risa es, entonces, el encuentro con el otro. En el campo político, apunta Barba, la risa ha sido deslegitimada en pro del sentimiento —donde lo políticamente correcto es, tal vez, el bastión desde que el que se luchan las batallas más encarnizadas. Barba parece esgrimir una defensa ante la risa a partir de su rol contra el fascismo (Chaplin y El Gran Dictador), la sexualidad (Deepthroat) y el conformismo, pero acota, al mismo tiempo, dos fronteras en las que el humor siempre se mete en problemas: el horror —por ejemplo, antes las víctimas de 9-11— y lo sacro —con el caso de Charlie Hebdo y el Islam. La tesis última es que, como apunta Foucault, todo es un ejercicio de poder: el que ríe y el que no ríe están en bandos opuestos en los que la idea (y el debate) se minimiza ante la supuesta ofensa —la carcajada como ejercicio de dominación del otro. .
.
.
.
#libros #librosrecomendados #libro #leer

Teoría de las catástrofes es una novela situada en Oaxaca durante el conflicto de la Asamblea Popular, y narra las vicisitudes de una pareja moderna que se ve inmiscuida en el corazón del conflicto magisterial. Esta primera edición es presentada por Alfaguara como una odisea y catástrofe social y personal, de la que ninguno de ellos volverá ileso.

Rafael Lemus, en Letras Libres (Octubre, 2012), comenta: “Teoría de las catástrofes no es una novela cualquiera. Es, qué duda cabe, la mejor novela de Maldonado y uno de los tres o cuatro libros relevantes de su generación”. Qué favor tan flaco le hace Lemus al libro, cuando estamos ante una novela con tantas carencias. Vayamos por partes.

Personajes

Imagínense que me encuentran en una fiesta y me presento con ustedes: Hola, me llamo Roberto, nací en XXX, tengo XXX, de chiquito me caí de la cama, una vez mis papás se pelearon, entré en la secundaria en…, me gustaba el futbol, mi carácter puede ser comprendido por los eventos A, B, C; no soporto el chocolate… etc. Algo similar hace Maldonado para presentar a Mariana (y a otros personajes, posteriormente), cuando aún no llevamos ni seis páginas de la novela. Una situación, un universo se están construyendo, y todo se rompe de pronto bajo la falsa biografía de una mujer que se mete con calzador como “personaje importante”. Además, usa este recurso para explicar las contradicciones del personaje como si fueran instrucciones para instalar un microondas: porque A, entonces B:

Tenían sembradas en ella expectativas mucho más elevadas que, por no encajar en la óptica mercantil de uno ni en la visión progresista de la otra, una vida como docente según ellos simplemente no alcanzaría a potenciar.

En el caso de algunos personajes secundarios, el autor recurre a construcciones chafas de frases en otro idioma -que, en el caso de Phailin, parecen sacadas de Follow me– para reflejar su carácter de extranjeros, así como el constante uso de apodos y muletillas (i.e., el galán y Shaquille con el que se refieren a Anselmo) para dotar de carácter a cada uno de ellos.

El sistema, pues: decirnos lo que necesitamos saber de cada uno de los personajes como cajas desarmadas, cada una pintada de diferente color.

Lenguaje

Sabemos que la lengua es un corpus de prescripciones y hábitos común a todos los escritores de una época, menciona Barthes al definir a la escritura. Área de acción, definición y espera de un posible, continúa. Maldonado trata de construir una catedral y echa mano, sin duda, de los mejores elementos. Lo imagino sentado con varios diccionarios, buscando palabras y conceptos para acercarse  a lo preciso, a aquella palabra que delimite por sí sola un universo. Falla, sin embargo, al dejar atrás la sencillez, la claridad del discurso. De un sólo capítulo uno puede hacer un glosario digno de Algarabía, como si por el hecho de utilizar palabras rimbombantes tuviéramos que, como lectores, admitir que estamos ante un acto literario ¿Cuál es la manera más complicada de decir algo? Perfecto, digámoslo así para que vean que esto es LITERATURA. Así, el narrador cuenta que los personajes ralentizan la marcha -para ir más lento-, dilatan en perderse en el sueño -en tardarse en dormir-, y un largo etcétera. La elección es un tanto snob: ¿quién tiene acceso a este vocabulario enriquecido? ¿En qué cancha queremos jugar a partir de esta construcción del discurso? Maldonado hace una elección de conciencia, no de eficacia, con un criterio poco claro.

Ideología y discurso

Acusar fallas ideológicas tal vez sea excesivo, ya que el autor no está planteando establecer un sistema de pensamiento. Sin embargo, algunas ideas de los personajes quedaron abordadas de manera tan escueta que me dejaron deseando mayor profundidad:

Que la idea conyugal de espíritu en equipo y de tolerancia mutua, como dos empleados trabajando eficientes y mansos para una empresa multinacional, era relativamente nueva y que la había engendrado el capitalismo para promover el consumo, los principios liberales de competencia y acumulación a partir de ese núcleo binario. De la misma forma que en el periodo de entre guerras se alentó un baby-boom, durante el siglo anterior al de Anselmo predominó la ilusión de que la clave para un buen matrimonio estribaba en las apropiadas técnicas sexuales y la consiguiente satisfacción de ambas partes. Idea que alimentaba la óptica de un pujante nuevo mundo, técnico e industrializado. Pero al concluir la Primera Guerra Mundial, el espíritu del capitalismo viró y con él, por supuesto, el del amor. Del énfasis en trabajar y ahorrar en equipo, al énfasis de trabajar y gastar en equipo.

Todo esto lo piensa Anselmo, nuestro profesor de matemáticas y literatura convertido en filósofo. Desde Marx, llegando hasta la escuela de Frankfurt, tenemos un diagnóstico del mal de nuestro siglo: el culto al goce. Wow. El hilo negro. Y luego Roberto, un italiano que antes se nos presentó incapaz de decir la palabra profesor (profesore, profesore), nos da una lección sobre Asurbanipal con el lenguaje de un académico, en una historia que, además, no termina de conducir a ninguna parte.

Por último, el sistema matemático que plantea la teoría de las catástrofes como manera de entender la vida y por mucho, una de las partes más interesantes del libro, no termina de cuajar dentro de la trama, y todo queda contado a nivel anécdota, sin existir un vínculo claro con la estructura o los hechos. Aquí, sin duda, tal vez haya ya una deficiencia del lector, y efectivamente los modelos matemáticos para una insurgencia, así como las formalizaciones matemáticas del origami, tengan una influencia velada en la manera en la que Maldonado ha construido la novela. Ojalá.

***

A su favor, la estructura narrativa está bien planteada, con arcos que nos llevan a puntos sin retorno y que construyen, al final de la novela, una tensión afortunada que atrapa en las últimas páginas. Coincido con Lemus que el cierre es relevante: las últimas cien o ciento cincuenta páginas, ya desprendidas de las tramas secundarias que lastran un poco la primera parte y dedicadas por entero a relatar la represión del movimiento. Hay aquí un tono ágil y el retrato de dos individuos desesperados, en medio del horror de uno de los conflictos nacionales más importantes de nuestro joven siglo.

5 comments on “Teoría de las catástrofes – Tryno Maldonado

  1. Pedrito dice:

    ¡Felicidades!

    1. Pedrito dice:

      Tryno está inflado por las grandes editoriales.

      1. robbwong dice:

        Pareciera ser así

  2. david dice:

    Espero que Tryno recapacite, porque TEMPORADA DE CAZA PARA EL LEON NEGRO me gusto mucho pero la verdad el último libro es una verdadera porqueria!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    1. robbwong dice:

      Le echaré un ojo a ese libro, que no lo he leído. Saludos!

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: