search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

Una nueva Babel (2001), de Cildo Meireles no. 2 (Jane Alexander, African Adventure 1999–2002) "The first figure encountered when approaching the installation is Harbinger, an anthropomorphic character with a human body and monkey face, made from oil-painted reinforced Cretestone with found shoes and standing on an orange barrel. (...) Alexander said: ‘Much of what I consider while producing my work is globally pervasive, such as segregation, economic polarities, trade, migration, discrimination, conflict, faith etc’ " "Nuestro mundo muerto" es una colección de cuentos de Liliana Colanzi, escritora boliviana, e incluye los textos ganadores del certamen Aura Estrada 2015. Dice Martín Cristal en una reseña para La Voz: "Por su cohesión temática, su incorporación de ciertos rasgos regionales (¿nostalgia del boom latinoamericano?) y por un estilo trabajado como una masa liviana y refinada —con algunos localismos, frutos abrillantados dispersos que le dan a la prosa su sabor particular—, Nuestro mundo muerto es un libro disfrutable, plantado en la triple frontera entre lo verdadero, lo percibido y lo sobrenatural: “eso” que sólo aceptamos cerca de nosotros cuando su contacto se nos vuelve innegable." Lo que me interesa más es el universo íntimo de sus personajes, criaturas a las que la autora trata con la compasión de quien observa a "seres luchar a ciegas" (Colanzi dixit). De lo que somos testigos, entonces, es del mundo privado de seres que buscan "un asidero para no caer" ante la inminencia del derrumbe final de todas las cosas, la respuesta personal ante situaciones límite donde el mundo parece despedazarse por completo. Jane Alexander, African Adventure 1999-2002 "is a comment on colonialism, identity, democracy and the residues of apartheid. The silent, tensely arranged forms speak of human failure, our inability to relate to each other, and a segregated and fragile society. The hybrid characters, neither human nor animal, are simultaneously emblems of monstrosity and oddly beautiful."
.
.
.
.
.
#art #tatemodern #southafrica Swedenborg Este ensayo de Andrés Barba es un acercamiento interesante a la risa y el poder. Dice Barba en un inicio: "cada vez que un hombre abre la boca para reír está devorando a otro hombre". La risa es, entonces, el encuentro con el otro. En el campo político, apunta Barba, la risa ha sido deslegitimada en pro del sentimiento —donde lo políticamente correcto es, tal vez, el bastión desde que el que se luchan las batallas más encarnizadas. Barba parece esgrimir una defensa ante la risa a partir de su rol contra el fascismo (Chaplin y El Gran Dictador), la sexualidad (Deepthroat) y el conformismo, pero acota, al mismo tiempo, dos fronteras en las que el humor siempre se mete en problemas: el horror —por ejemplo, antes las víctimas de 9-11— y lo sacro —con el caso de Charlie Hebdo y el Islam. La tesis última es que, como apunta Foucault, todo es un ejercicio de poder: el que ríe y el que no ríe están en bandos opuestos en los que la idea (y el debate) se minimiza ante la supuesta ofensa —la carcajada como ejercicio de dominación del otro. .
.
.
.
#libros #librosrecomendados #libro #leer

La trama es la siguiente: una mujer muere y su familia la lleva a enterrar a un pueblo, lejos del lugar donde viven. La historia es narrada de manera fragmentada, por monólogos internos de los actores involucrados, especialmente la familia de la mujer. Faulkner dijo que escribió el libro en “seis semanas frenéticas, mientras trabajaba de bombero y vigilante nocturno en la central eléctrica de la Universidad de Mississippi”. La decadencia del Sur, la doble moral norteamericana, la culpa y la transgresión y su castigo son temas que son parte medular de la novela. Me gustaría, sin embargo, parar en una anotación que creo relevante: el libro no es una polifonía de voces o monólogos de distintos personajes, sino la fragmentación de voces de un solo personaje.

Tal vez ya se ha escrito sobre esto, y si es así no me importa, pero me parece que el único narrador que existe es Darl. La novela empieza con él, el segundo de los hijos de la familia Bundren, y procede a narrar las vicisitudes de cada uno de los miembros conforme la trama avanza. Cada uno de los personajes tiene un conflicto: Jewel, comprar su caballo, independizarse; Dewey Dell, abortar, que su familia no descubra su embarazo; Anse, enterrar a su esposa como se lo prometió, ponerse de nuevo dientes; Vardaman, la muerte de la madre; Cash, sus herramientas. El resto de los personajes actúan como coadyuvantes en la historia de la peregrinación de la familia hacia el pueblo en el que enterrarán a la familia.

Faulkner los hace enfrentar de forma constante puntos sin retorno en términos de la magnitud o de la calidad de las acciones realizadas (i.e. el río que tienen que cruzar y el consecuente accidente, el incendio, el engaño que sufre Dewey Dell) hasta el desenlace en el que solamente uno de ellos parece superar por completo la totalidad de los problemas presentados.

En todo momento, Darl lleva la voz principal. Inclusive, en algunos momentos donde se presenta a él como personaje, su voz se desdobla para narrar hechos en donde él no estuvo presente. La voz de la madre muerta participa en esta polifonía, revelando un oscuro secreto. ¿Es ella la que habla? ¿O es Darl, que sabe -o imagina- lo que realmente pasa dentro de su familia? Faulkner nos da indicios para sospechar esto, sobre todo cuando Darl le pregunta a Jewel sobre quiénes son sus padres. También en el hecho de que es él el único que sabe lo que pasa con Dewey Dell. Inclusive, en el último capítulo donde es él el que habla, se presenta a sí mismo en una falsa tercera persona, preguntándose a sí mismo el motivo de la risa incontenible que lo embarga.

La voz de un solo hombre, pensado como loco a fuerza de buscar ser diferente, es la que retrata de mejor manera lo insano de esa aparente normalidad, revestida de hipocresía en cuanto todo es mediado por la religiosidad de los personajes y su apocamiento ante los hechos y los designios ‘divinos’.

Creo, finalmente, que consciente o inconscientemente Faulkner ha buscado identificarse con Darl en algunas descripciones que hace de este personaje, en su empeño por mostrarlo distinto a los demás, con esa sensibilidad que no se le permite tener al resto de los personajes (salvo, tal vez, a Addie). al final, Darl ríe de la broma en la que cayeron todos, del egoísmo de la vida, de las ilusiones de las que penden nuestras certezas. El final es claro, y no hay moraleja ni enseñanza ni evolución para ninguno de los personajes, salvo la sensación de haber caído un poco más bajo, ser un poco más pusilánimes.

La maestría con la que está escrito hacen, sin duda, a Mientras agonizo de una lectura indispensable.

2 comments on “Mientras agonizo – William Faulkner

  1. Interesante análisis, no lo había pensado así. Hay algo importante que no mencionas y es que Darl termina enloquecido al final de la novela, por eso se ríe así. Yo sinceramente no me di cuenta, fue el profesor de una clase de análisis literario el que nos hizo caer en cuenta de eso.
    Lo que más me gusta de esa novela es como sugiere cosas y uno es quien se da cuenta de lo que pasa. Al único personaje que no entendí fue al niño y su obsesión con el pescado (símbolo de Jesús tal vez? Me imagino que sí). Saludos.

  2. Una aclaración. No es que no se sepa que enloqueció porque es internado, sino más bien que no me esperaba eso, me tomó por sorpresa y el profesor nos explicó la situación que lo llevó a esa locura.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: