search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

Sigo con Girona En medio de la guerra, una familia yugoslava pasa del fascismo al comunismo y de la esperanza al desencanto al mismo tiempo que el protagonista abandona la niñez. La novela de Ćosić es como un desfile vertiginoso en el que vemos pasar a una familia histérica y entrañable entre las ruinas de la historia: "La vida en familia se parecía a una película, emocionante, insólita, a veces bastante aburrida. La vida en familia evocaba sin cesar una historia leída hacía ya tiempo, olvidada, con pasajes oscuros. La vida en familia se componía de acontecimientos (...); los acontecimientos que sucedían en familia se llamaban <vida>, una palabra muchas veces usada y pocas comprendida". Publicada en 1969 por primera vez en una edición artesanal, el libro se convirtió en poco tiempo en una novela de culto al hablar de una época de caos y miedo y, en medio de esto, el humor como única salvación posible. Avalancha "¿Cuál es el límite si ya no tienes piel?
Y si ya no tienes pies
entre doler y hacer ¿qué se camina?
el cerco es solo una sala de espera 
y las salas de espera son, 
por definición,
habitaciones al borde del vacío.
vine solita a arrancarme las orillas."
Chapbook de Macky Chuca. A estas alturas tal vez ya sea inconseguible —yo guardo tres copias, por si un día necesito alguna de ellas.

Sintió, al atravesar el umbral, que morir en una pelea a cuchillo, a cielo abierto y acometiendo, hubiera sido una liberación para él, una felicidad y una fiesta, en la primera noche del sanatorio, cuando le clavaron la aguja. Sintió que si él, entonces, hubiera podido elegir o soñar su muerte, ésta es la muerte que hubiera elegido o soñado.

Tomé el autobús 29 y llegué a La Boca, después de 20 minutos. Antiguo barrio italiano decorado en colores disímiles (la pintura que sobraba del muelle y con la que pintaban los barcos es la que utilizaban para las casas), La Boca es ahora un barrio turístico donde brasileños, lationoamericanos y europeos van a comprar baratijas. Las tiendas están llenas de imanes para el refrigerador, pinturas idénticas entre sí y playeras del Boca Juniors.

Caminé en el sentido de las manecillas de reloj por las tres cuadras que forman la parte turística del  barrio. Una frontera invisible impide a los turistas ir más allá de las vías del tren. Alrededor hay varios perros tirados al sol.

Rechacé varios sitios de comida, hasta que vi en una esquina a una mujer. Tez blanca, con cicatrices por el efecto del sol en los brazos. ¿Cartas, o la mano? Cartas. Me senté. Corté el mazo de las cartas en dos y ella comenzó a tirarlas. ¿Cómo aprendió a tirar las cartas? Familia. Mi abuelo, mi papá, mis tíos. Todos sabían leer las cartas. Las empezó a tirar y a decir un discurso que bien podría ajustarse a cualquiera. Todo va a ir bien, dijo, salvo el tema del amor. ¿No es eso lo que todo mundo quiere en el fondo escuchar? ¿Confirmar ese ciclo de sospechas que nos ponen en el mismo sitio de las películas románticas, las canciones y las telenovelas? Que bien, respondí. La lectura del tarot siempre me ha parecido un mapa interesante de la posibilidad, dije después. La mujer no contestó. Cuando terminó de tirar las cartas charlamos un poco más. Sobre el barrio, la gente, Guadalajara -su sobrina vive allá-. Luego quise pagarle, y me pidió que no sacara el dinero sobre la mesa. Quedáte hasta las 5:30, después andáte. Hay muchos ladrones por acá. Y cuida bien tus cosas. Llevá la mochila al frente. Andá, así. Me levanté y caminé un poco más. Ya no tenía nada más que hacer ahí. Pensé en regresar, pero también pensé en quedarme. Me senté en una terraza a meditarlo. Pedí una cerveza y miré la calle vaciarse poco a poco, mientras el sol caía al fondo del horizonte. Recordé ese cuento de Borges donde un porteño queda envuelto en una pelea con un gaucho, y me imaginé de noche caminando en La Boca, mientras un par de hombres se acercan a mí con las manos en los bolsillos. El filo imaginario de la hoja brilla al salir de la chamarra.

Pagué mi cerveza y miré el reloj. La noche ya había caído. Había que tomar una de dos calles: al puerto y la parada de autobús, o al corazón del barrio a mi derecha. Un tango se escucha a lo lejos.

5 comments on “La Boca, Buenos Aires (apuntes de la vida de turista)

  1. la boca fue mi barrio en mis primeros meses en buenos aires, la gente me quería crear miedo, cada vez que regreso por allá me gustan más sus recovecos ;)

    1. robbwong dice:

      Es un barrio bonito, lástima que no tuve tanto tiempo para pasear por ahí

  2. G. dice:

    A mí, un corazón, cuando estuve allá también me dijo: guarda bien las cosas. Y vimos peces raros que parecían nutrias diminutas con patas cortísimas en el riachuelo (que tuvo oxígeno 0). Qué bacán Robb, el viaje. Es extraño, pero una vez en el colectivo un hombre muy mayor a mí me dijo que me cuide de los hombres con los que salgo, yo estaba camino a la ebriedad mezclada con tristeza y melancolía temprana… En ese tema creo que siempre hay que cuidarse ¿no?

    Abrazos, muchos abrazos. ¡Donde estés!

    1. robbwong dice:

      Supongo que sí, o no, no lo sé. Seguiré subiendo posts del viaje, por lo pronto ahora estoy de vuelta. Me hacía falta regresar a casa. Un abrazo de vuelta! :)

  3. Héctor dice:

    Sergio Pitol es excelente, un viajante que nos lleva a sus mundos posibles.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: