Me han pedido varias veces explicarme. Responder a un ¿por qué esto? ¿por qué aquello? Lo he intentado lo mejor que he podido, pero siendo honestos, ni yo mismo he podido comprender lo que ha pasado. Algunas veces, trato de regresar a esos momentos, desmenuzarlos, para tratar de abarcar la magnitud de las cosas, pero es imposible, los detalles se me escapan, no logro comprender las procedencias ni consecuencias de la totalidad de lo que me sucede. A veces sólo me siento enojado y solo.

¿Por qué esto? ¿Por qué aquello? No lo sé. Tengo casi 30 años. Mi primera juventud está próxima a terminar. Temo fallar en las cosas que realmente importan. Temo no saber realmente cuáles son esas cosas. El resto ha sido un tirar de dados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.