search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

Una nueva Babel (2001), de Cildo Meireles no. 2 (Jane Alexander, African Adventure 1999–2002) "The first figure encountered when approaching the installation is Harbinger, an anthropomorphic character with a human body and monkey face, made from oil-painted reinforced Cretestone with found shoes and standing on an orange barrel. (...) Alexander said: ‘Much of what I consider while producing my work is globally pervasive, such as segregation, economic polarities, trade, migration, discrimination, conflict, faith etc’ " "Nuestro mundo muerto" es una colección de cuentos de Liliana Colanzi, escritora boliviana, e incluye los textos ganadores del certamen Aura Estrada 2015. Dice Martín Cristal en una reseña para La Voz: "Por su cohesión temática, su incorporación de ciertos rasgos regionales (¿nostalgia del boom latinoamericano?) y por un estilo trabajado como una masa liviana y refinada —con algunos localismos, frutos abrillantados dispersos que le dan a la prosa su sabor particular—, Nuestro mundo muerto es un libro disfrutable, plantado en la triple frontera entre lo verdadero, lo percibido y lo sobrenatural: “eso” que sólo aceptamos cerca de nosotros cuando su contacto se nos vuelve innegable." Lo que me interesa más es el universo íntimo de sus personajes, criaturas a las que la autora trata con la compasión de quien observa a "seres luchar a ciegas" (Colanzi dixit). De lo que somos testigos, entonces, es del mundo privado de seres que buscan "un asidero para no caer" ante la inminencia del derrumbe final de todas las cosas, la respuesta personal ante situaciones límite donde el mundo parece despedazarse por completo. Jane Alexander, African Adventure 1999-2002 "is a comment on colonialism, identity, democracy and the residues of apartheid. The silent, tensely arranged forms speak of human failure, our inability to relate to each other, and a segregated and fragile society. The hybrid characters, neither human nor animal, are simultaneously emblems of monstrosity and oddly beautiful."
.
.
.
.
.
#art #tatemodern #southafrica Swedenborg Este ensayo de Andrés Barba es un acercamiento interesante a la risa y el poder. Dice Barba en un inicio: "cada vez que un hombre abre la boca para reír está devorando a otro hombre". La risa es, entonces, el encuentro con el otro. En el campo político, apunta Barba, la risa ha sido deslegitimada en pro del sentimiento —donde lo políticamente correcto es, tal vez, el bastión desde que el que se luchan las batallas más encarnizadas. Barba parece esgrimir una defensa ante la risa a partir de su rol contra el fascismo (Chaplin y El Gran Dictador), la sexualidad (Deepthroat) y el conformismo, pero acota, al mismo tiempo, dos fronteras en las que el humor siempre se mete en problemas: el horror —por ejemplo, antes las víctimas de 9-11— y lo sacro —con el caso de Charlie Hebdo y el Islam. La tesis última es que, como apunta Foucault, todo es un ejercicio de poder: el que ríe y el que no ríe están en bandos opuestos en los que la idea (y el debate) se minimiza ante la supuesta ofensa —la carcajada como ejercicio de dominación del otro. .
.
.
.
#libros #librosrecomendados #libro #leer

Un golpe de dados nunca suprimirá el azar

La Bestia. Así le llaman. Te va a matar, dice, con una tranquilidad que no cuadra con la sentencia. No respondes. Te quedas callado, mirando un punto cualquiera. Todo huele a orines. El piso insiste en pegarse a tus zapatos.

Mientras te venda las manos, te pregunta que por qué lo haces. Alzas la vista.

Quisieras decirle que estás enfermo. Que hace dos semanas te detectaron cáncer. Que el doctor dijo, como quien pronuncia su elección del menú, o pide dos boletos para el cine, tenemos que operar, hay señales de metástasis.  Contarle que al salir del hospital, lo único en lo que pudiste pensar fue en regresar a casa a emborracharte. Cómo no recordaste el tiempo que pasaste entre el hospital y tu departamento, cómo las horas quedaron sumergidas en embriaguez, mezcladas en sueños y recuerdos. Que a partir de ahí los días pasaron, cada uno peor que el anterior. Cómo, un día después de una resaca, caminaste vacilante hasta el baño. Contarle cómo gesticulaste, cómo te tocaste la cara, extrañado, tratando de asegurarte que la realidad no era la imagen del espejo que te miraba desde el otro lado. Cómo sumergiste la cabeza en el chorro de agua fría y te enjuagaste la boca, y luego, al caminar a la sala y llegar a la ventana, te imaginaste corriendo hacia ella, para atravesarla y caer sobre el pavimento. Cómo te conformaste, una vez más, sólo con un vaso de whiskey.

O podrías decirle que te rompieron el corazón. Que pasaste años coleccionando poemas alrededor de una mujer. Explicarle cómo su cama era trinchera, hablarle sobre aquella ilusión en la que colgaron los años, contarle sobre la apacible calma de los desayunos en domingo. Repetirle, palabra por palabra, lo que ella te dijo una noche de un viernes, haciendo énfasis en me voy como sentencia. Detallarle, tal vez, cómo dejó impregnado su olor en cada uno de tus recuerdos, persistentemente, ligada físicamente a ti. Contarle cómo un día, sin mayor motivación que aquel impulso, te metiste en la tina del baño. Describirle la sensación, ya dentro, de tu cuerpo deslizándose poco a poco en el agua caliente, dejando las rodillas fuera, como dos islas heridas en medio de la nada. Cómo encendiste un cigarro que poco después se mojó. Cómo tu mano derecha acarició un largo rato aquel radio encendido.

O tal vez, mejor, podrías platicarle sobre ese día en la oficina, la manera en que apareció tu rostro en un power point en medio de la oscuridad de aquella sala. Cómo se encendió la luz y comenzaron los aplausos. Las palmadas, las sonrisas, todos ellos felices por tu ascenso. Cómo, en el baño, a solas, la luz artificial comenzó a parpadear, y después, de regreso a tu cubículo –ese cubículo que podría ser definido de muchas maneras-, cómo tomaste una de las sillas que tenías frente a ti y la lanzaste a la ventana. Una, dos veces. Contarle la sensación del viento al entrar por la ventana. Explicarle, si acaso fuera posible, la fascinación por caer.

O hablarle de aquella otra historia, cuando disparaste por primera vez, acaso para infundirle un poco de respeto. De cómo viste la bala avanzar, en cámara lenta, hasta zambullirse en el cuerpo de aquel tipo. Cómo lo soñaste cada noche, mirándote justo antes de caer. Hablarle de lo difícil que fue dormir a partir de eso, de la manera en que guardabas tu pistola debajo de la almohada, acariciándola en la oscuridad de la noche para después quitarle el seguro y meterla en tu boca. Explicarle cómo se siente el metal frío entre el paladar y la lengua, la sensación de correr el seguro y sentir la fragilidad de tu dedo en el percutor.

Podrías contarle todo esto, sin tan sólo fuera verdad.

Espera aquí, te dice cuando termina de vendarte. Luego regresa y te ofrece un cigarro. Cuando le das el primer golpe, te pregunta si estás listo. Quieres decir que sí. Quieres decir que estarías listo para todas esas cosas: las radiografías, la partida de tu esposa, el viento en la cara, una pistola…

¿Entonces?, insiste.

Cualquier cosa.

Das otra fumada y asientes. Piensas en tu esposa, seguramente dormida en la recámara. En la mensualidad del departamento. En tu gato -no recuerdas si le dejaste comida o no-. En la junta de mañana.

Se paran y ambos caminan en silencio por aquel corredor diminuto.

Sin saber por qué -¿realmente importa?-, le preguntas el verdadero nombre de La Bestia.

El tipo no contesta.

Llegan finalmente a la sala. La gente grita. En el centro hay un pequeño ring. La luz sólo resalta la mugre de las paredes.

Aquí, mi chingón reta a La Bestia. Cinco mil pesos si aguanta 3 rounds, diez mil pesos si le gana.

¿Por qué lo haces?        

Aprietas los puños. Es tu turno.

4 comments on “Podrías contar todas estas cosas (cuento)

  1. G. dice:

    Yo vi un largometraje o un corto muy bueno en este cuento. En uno de los párrafos casi me detengo mucho tiempo entre frase y frase, contando planos y movimientos, como lo hacía Eisenstein con Maupassant. Ja. Espero te lo tomes en un buen sentido la comparación, pero en serio me dio ganas de hacer ese ejercicio que hacía Eisenstein con lo de otros.

    Un gusto leerte,
    Saludos.

    pd: reblogueo… me ha gustado mucho.

    1. robbwong dice:

      Eres demasiado amable :) si eres cineasta tómalo con gusto. Después de aventarme al piso hace unos días con eso de la escritura, creo que va mejor la cosa. Como siempre, poco tiempo y muchas buenas intenciones, pero veremos. Un abrazo

      1. G. dice:

        No lo soy, pero con seguridad y paciencia llegaré a serlo, yo trato de pulir mis historias pero no me son simpáticas a como me gustaría verlas en cámara, será hasta que le de un buen espacio a la escritura o no sé.. en fin, disfruté la lectura y me gustan muchisimo las imágenes que hay ahí -imaginé el rostro del hombre, sus gestos, en cada recuerdo y ficción de él-, la narración y el tiempo como pones una cosa con otra, como una sinfonía en una pastilla. ¡Felicitaciones! y otro abrazo

  2. G. dice:

    Reblogged this on des・bordes and commented:
    Pocas cosas he reblogueado. Son textos, entradas, frases o citas que tienen que ver con lo que subo acá pero también con algo de mis gustos personales. En esta ocasión les dejo con un cuento de Robb Wong, ingenioso, con ritmo, una trama sencilla pero no superflua; por favor, pónganse los guantes.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: