search instagram arrow-down

Author

Follow El Anaquel | Blog Literario on WordPress.com

Instagram

En Lucca hay una torre en cuya cima hay un árbol. El pequeño jardín de encinos domina el paisaje y recuerda otros tiempos: en Lucca se reunieron Julio César, Craso y Pompeyo para firmar el triunvirato. De aquel asentamiento romano quedan solo ruinas: la ciudad ha sido saqueada y reconstruida en innumerables ocasiones. Así, la Torre Guinigi es ante todo un símbolo: el de la vida y sus ciclos. Es interesante que, en Italia, muchos campanarios están separados de la iglesia. Tal es el caso de la Torre de Pisa, situada detrás de la catedral. En la cima hay siete campanas, una por cada día de la creación, afinadas en la escala musical. La famosa inclinación sucedió durante su construcción debido a malos cimientos y un suelo demasiado blando. Llegó a tener 5.5 grados de inclinación, aunque al día de hoy tiene 3.99 gracias a un equipo de ingenieros que logró restaurarla en la última década del siglo XX. Se dice que Galileo Galilei, nacido en Pisa, arrojó de la cima un par de balas de cañón de diferente peso para probar que la masa no afecta la velocidad de caída, aunque la única fuente de esta historia son las memorias de su secretario personal, Vincenzo Viviani. Hace unos años se prohibió a los turistas pisar el pasto colindante de la catedral, pero esto no ha evitado que sigan buscando la famosa foto en que parecen empujar o detener la torre. Me he encontrado con un ejemplar de la traducción de Pedro Páramo al italiano. "Venni a Comala perché mi avevano detto che mio padre, un tal Pedro Páramo, abitava qui." La catedral de Santa María del Fiore mezcla el gótico con el renacimiento italiano. Se comenzó a construir en 1296, pero no fue sino hasta 1436 cuando se finalizó la estructura principal, incluyendo el domo —la fachada tomaría otros 400 años en realizarse. Dedicada a la virgen María, la catedral está llena de motivos relacionados a su vida y la pasión de Cristo, por ejemplo, la primera puerta de izquierda a derecha representa la Caridad de la Madonna. Encima, entre los nichos de los doces apostoles, está la virgen con el niño. Tal vez lo más impresionante sea el domo: hecho de mampostería, es más alto que la estatua de la libertad y pesa más que un buque promedio. Obra maestra del Renacimiento, su construcción todavía plantea preguntas y misterios, por ejemplo, cómo es que logró ser construido sin apoyo de técnicas modernas o, siquiera, de soportes de madera. Si algo tiene la Toscana es armonía y precisión: el paisaje parece cortado a tijera, arboladas y viñedos están dispuestos como si se tratara de un collage. Las mejores vistas suceden al atardecer, cuando la luz inunda el paisaje y llena los viñedos de tonos dorados. La belleza es inalcanzable, pero al menos aquí parece ser un poco más asequible. "Gender as it functions today is a grave injustice. I am angry. We should all be angry. Anger has a long history of bringing about positive change. But I am also hopeful, because I believe deeply in the ability of human beings to remake themselves for the better. 
But back to anger." 👏🏼

El año casi se va y no creo que haya muchas nuevas entradas sobre libros en lo que resta del año. Dicho esto, les dejo mi top ten de libros que leí o releí este año, por si les sirve para su lista de regalos (no está ordenado en orden de importancia).

Mujeres – Charles Bukowski. Soledad, sinsentido, la realidad kafkiana reducida a alcohol y sexo porque en ningún otro lugar es posible encontrarse a sí mismo. Mailer una vez apuntó, parafraseando, que el hombre solamente puede encontrarse a sí mismo en medio de una borrachera.

Las nieves del Kilimanjaro – Ernest Hemingway. Hemingway, el maestro del relato corto, muestra en este libro lo mejor de su capacidad narrativa. Aunque el libro, al menos en México, no se edita desde hace tiempo, aún es posible conseguirlo en librerías de viejo.

Momentos estelares de la Humanidad – Stefan Zweig. El abanico de emociones que nos entusiasman se relaciona a las actualizaciones en la marquesina del cine, o a un aumento salarial. Pero no siempre fue así. Hubo otro mundo, un mundo que ha perecido, pero en el que el hombre deseaba otras cosas. Stefan Zweig recoge en este libro eventos de la historia donde la imaginación y la voluntad transformaron la historia.

El grado cero de la escritura – Roland Barthes. ¿Está la literatura en un callejón sin salida? En este ensayo de los 60’s, Barthes se plantea, a través de una introducción a la historia de la escritura, el escenario y las paradojas que enfrenta el acto de escribir.

Girl with curious hair – David Foster Wallace. Foster Wallace tiene un don para hablar de la vida y dejar sus cuentos con ese sentimiento de insatisfacción, no por el texto, sino por el subtexto, algo inacabado se sostiene en las páginas y en las historias, como si cada texto no fuera sino la introducción a algo mucho más grande, un gran prólogo al vacío que nos puede hacer caer. Altamente recomendable.

Papeles falsos – Valeria Luiselli. Vivian Abenshushan apunta en una reseña: En Papeles Falsos hay una serie de travesías, de recorridos implícitos por ciudades y banquetas, pero también de incursiones en el lenguaje y en las lenguas, viajes alrededor del propio rostro. Luiselli: es preciso hacer la vida en otros cuartos. Este es uno de esos libros que se convierte en hotel de paso, habitación para mirarse desde otro espejo.

Desencuentros – Luis Sepúlveda. En los personajes que retrata Sepúlveda siempre está ese momento de tensión, aquel punto de inflexión en el que los protagonistas se ven forzados a cruzar el Rubicón, punto de no retorno donde las cosas ya no serán lo que eran. Excelente libro de este escritor chileno.

Roberto Bolaño – El gaucho insufrible. Cinco cuentos y dos conferencias, que componen este libro. Considero a Carver y a Bolaño como dos de los mejores cuentistas contemporáneos. En el caso del cuento El gaucho insufrible, es una relectura del cuento El Sur de Borges, donde Manuel Pereda sale de Buenos Aires por la crisis económica y escapando de la rutina y las ”vagas promesas inspiradas en un tango y en la letra del himno nacional”.

Ciudad de cristal – Paul Auster. El libro parte de la premisa siguiente: Daniel Quinn, un poeta retirado que , tras la muerte de su mujer e hijo, escribe novelas policiacas bajo pseudónimo. Un día recibe una llamada buscando a un detective llamado Paul Auster. Seducido por la idea de encarnar al propio Max Work, el personaje de sus novelas, decide hacerse pasar por Auster y se convierte en detective, siendo su labor vigilar a un tal Peter Stillman. El libro ofrece al menos tres niveles de lectura fascinantes. Un libro que ofrece un juego de espejos bastante entretenido para el lector.

El amor la soledad – André Comte-Sponville. ¡No nos imaginemos un cierto amor que sería extraordinario en oposición a otros que no lo serían! El amor mismo es extraordinario, todo amor, aunque se trate -como casi siempre- de amores ordinarios. Yo sólo quería decir que nada es importante, nada tiene valor si no es por el amor que en ello se deposita o que allí se puede hallar. (…) El hecho es que desconfío de esta tendencia, en muchos, a sobrevalorar la sexualidad, a hacer de ella no sé qué especie de éxtasis, no sé qué especie de puerta abierta al absoluto, como si el universo entero estuviera a tiro de orgasmo. Es demasiado orgullo. Nuestros placeres son más ordinarios; nuestros abismos, más mediocres. No necesito decir más.

Como bonus, el poema 664-8630 de Suzanne Lummis. Estupendo.

4 comments on “Los mejores libros que leí en 2011

  1. Celia Bettinardi dice:

    BUENA TU OPNIÓN ACERCA DEL AMOR ,EN EL LIBRO “EL AMOR LA SOLEDAD”.ADHIERO A ELLA PLENAMENTE
    LA POESÍA: FANTÁSTICA! UNA MUJER CON TALENTO QUE OBVIA ESCRIBIR DE SÍ Y DE SUS AMORES,COMO MI AUTORA FEMENINA PREFERIDA: ALEJANDRA PIZARNIK
    SALUDOS!

    1. robbwong dice:

      En realidad tomo un quote del propio libro, pero el punto ese ese :)

      El poema de Lummis me recuerda otro de Peri Rossi:

      Quizá tengas el cabello mojado
      el teléfono a mano
      que no usas
      para llamarme
      para decirme
      esta noche te amo
      me inundan los recuerdos de ti
      discúlpame,
      la literatura me mató
      pero te le parecías tanto.

      1. Celia Bettinardi dice:

        Buen último verso!

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: